Una breve reseña de los jesuitas con pruebas que la soportan, del peligro de su reavivamiento alrededor del mundo (4)

Quien recuerde los acontecimientos que sucedieron en Europa durante los dos siglos de su existencia, encontrará que los jesuitas pueden ser justamente considerados responsables de la mayoría de los efectos perniciosos que surgen de esa casuística corrupta y peligrosa, de esos principios extravagantes concernientes al poder eclesiástico, y de ese espíritu intolerante, que fue la desgracia de la Iglesia de Roma durante todo ese período, y que trajo tantas calamidades a la sociedad civil.

Tales eran las leyes, la política y el genio de esta Orden formidable; de lo cual, sin embargo, un conocimiento perfecto solo se ha alcanzado últimamente. Europa había observado durante dos siglos la ambición y el poder de la Orden. Pero aunque sintió muchos efectos fatales de estos, no pudo discernir por completo las causas a las que se los debía imputar. Desconocía muchas de las regulaciones singulares de la constitución política de los jesuitas, que formaban el espíritu emprendedor de la intriga que distinguía a sus miembros y elevaban el cuerpo a tal altura de poder. Era una máxima fundamental con los jesuitas de su primera institución, no publicar las reglas de su orden. Estos lo mantuvieron oculto como un misterio impenetrable. Nunca se los comunicaron a extraños, ni siquiera a la mayor parte de sus propios miembros. Se rehusaron a presentarlos cuando lo requirieran los Tribunales de Justicia; y por un extraño solecismo en la política, el poder civil en diferentes países autorizó o consintió al establecimiento de una orden de hombres cuya constitución y leyes fueron encubiertas con una solicitud que por sí sola era una buena razón para haberlos excluido. Durante los juicios que se llevaron a cabo contra ellos en Portugal y Francia, los jesuitas fueron tan desconsiderados como para producir los misteriosos volúmenes de su instituto. Con la ayuda de estos registros auténticos, los principios de su gobierno pueden ser delineados, y las fuentes de su poder investigadas, con un grado de certeza y precisión, que, antes de ese evento, era imposible de alcanzar.

Los efectos perniciosos del espíritu y la constitución de esta orden la hicieron odiosa desde el principio para algunas de las principales potencias en Europa, y gradualmente llevó a su caída. El emperador Carlos V vio que era conveniente controlar su progreso en sus dominios; fue expulsada en Inglaterra por la proclamación de Jaime I en 1604; en Venecia, en 1606; en Portugal, en 1759; en Francia, en 1764; en España y Sicilia, en 1767; y totalmente suprimido y abolido por el Papa Clemente XIV. en 1773 *.

Procedo a la producción de algunas de las pruebas que sirven para establecer el resumen anterior, con la premisa de que la masa de evidencia de la cual se toman los siguientes hechos debe consultarse por sí misma antes de que pueda formarse una idea adecuada de los males de la Institución; y primero, en cuanto a la constitución y las reglas de la Sociedad. Estos se pueden recopilar a partir de los volúmenes enumerados en “Libri Instituti Societatis Jesu”, publicado por los jesuitas en Amberes en 1635, particularmente de “Constitutiones Societatis cum examine et declarationibus” en esa lista, y de su propia cuenta impresa en su Colegio. en Praga, y presentado al Parlamento de París en 1757, titulado “Institutum Societatis Jesu auctoritate Congregationis 18.” Aquí se ve que toda la Sociedad forma una monarquía universal, de la cual el General es la cabeza absoluta, una forma de gobierno que el Papa Gregorio XIV, por su bula en 1591 elogia y confirma.

* El resumen anterior no reclama por completo la originalidad, pero ya ha sido presentado al público, con algunas variaciones

El poder ilimitado del General, y sus amplios medios para informarse sobre todo lo que pasa, ya han sido notados. Él posee control total sobre la persona, la conducta, la fortuna y la conciencia de cada miembro: puede dispensar su Orden de los tres primeros votos, a pesar del Papa, y del cuarto voto de obediencia al Papa, cuando lo ve apropiado; él solo dirige la clasificación, elige a los profesores, supervisa todos los colegios, universidades, casas y misiones; es el único administrador de la propiedad de la Sociedad; decide sin Capítulos o formas judiciales, e independientemente de otros poderes; un privilegio confirmado por el Papa Gregorio XIII en 1582; cambia las constituciones a su discreción, desafía la obediencia incondicional, descarta a quien quiere, y cuando lo hace, no reconoce autoridad alguna sobre él, espiritual o temporal, decide todas las controversias que puedan surgir, hace contratos sin la responsabilidad de la comunidad, disuelve todos los compromisos y anula todos los actos que desaprueba. Es a él, y no a Dios, donde la tercera y la cuarta clase hacen sus votos, puede retener legalmente por instrucciones secretas los poderes que da públicamente, y revocar lo que se pueda hacer bajo sus órdenes expresas, él es el único juez en su propia causa y puede ser citado ante ningún tribunal; cada miembro, aunque sea un Obispo o un Papa, está absolutamente obligado por la Sociedad y receptivo a su General. De los miembros hay cuatro clases, la primera consiste en noviciados o en libertad condicional, la segunda de los discípulos aprobados, la tercera de los coadjutores y la cuarta de los profesores de los cuatro votos. Ningún miembro puede, por las leyes de la Sociedad, tener una opinión propia, a diferencia del General, sino que debe prestar la más ciega obediencia a sus órdenes. La Sociedad como un cuerpo da autenticidad a todos los comentarios y explicaciones de sus constituciones, y tiene prisiones dependientes de la autoridad secular en la que los miembros refractarios son ejecutados; un derecho que LAINEZ obtuvo para ellos; la vestimenta de la Orden puede ser dejada de lado por todas las clases y cualquier otra asumida; la Sociedad ata a otros cuerpos e individuos a sí misma sin estar atada a sí misma. Puede recibir legalmente hombres de todas las religiones, y M. de Wallory, embajador de Francia en Prusia, registra el hecho singular de un comerciante luterano en Hamburgh, negándose honestamente a convertirse en masón, alegando como una razón que debería ser obligado a revelar cualquier secreto que pueda contener a un jesuita que fuera su confesor.

Los jesuitas reclamaron la exención de los diezmos bajo una bula de Gregorio XIII, que estaba ciegamente dedicado a ellos, también afirmaron estar exentos del oficio sagrado como una obligación, y se negaron a orar en común. En asuntos de fe y práctica, sus miembros están obligados a obedecer a la sociedad y no a la iglesia, de hecho se han opuesto invariablemente al episcopado en los cuatro puntos cardinales del mundo y han declarado ser independientes de él. Han atacado repetidamente el derecho de los capítulos eclesiásticos y los decretos de los concilios generales, especialmente el de Trento, aunque fueron representados allí por dos de sus principales, uno de los cuales fue LAINEZ, su general. De hecho, a pesar de su voto de obediencia papal, la sociedad no está sujeta a ninguna autoridad temporal o espiritual, cuando interfiere con sus propios intereses, pero está completamente exenta de las leyes y la autoridad de los Papas, Obispos o Reyes, cuando se oponen a ella, a todos los que, en tales ocasiones, se negó públicamente a la obediencia; especialmente a los Papas Clemente VIII, IX, X, XI, XII y XIV. Papas Benedicto XIII y XIV e Inocencio X, XI, XII y XIII, el último de los cuales fue universalmente entendido como envenenado por los jesuitas, contra quienes meditaba algunas medidas fuertes. Se apropia y une en sí misma, los derechos y privilegios de todas las demás sociedades, pasadas, presentes e incluso futuras, aunque la última posición implica un absurdo en términos. Reclama la supremacía sobre todos los demás cuerpos, y puede anular sus privilegios como pertenecientes solo a sí misma. Su voto de pobreza es la misma falacia que la obediencia papal, ya que puede recoger legalmente la mayor riqueza, tanto real como personal, y lo ha hecho alguna vez. Un objeto peculiar de la Sociedad es dirigir y ayudar a las operaciones de la Inquisición donde exista, y ejercer sus varias funciones secretamente en países donde no está establecida, particularmente con referencia al gobierno de esos países; y uno de los primeros actos de Xavier al desembarcar en Goa, fue establecer la Inquisición allí: una institución cuyo gran objeto sabemos que es el descubrimiento y castigo de los herejes, o como deberíamos llamarlos, protestantes, y que el mismo Papa quien ha revivido la Orden de los Jesuitas tiene, por lo tanto, una consistencia perfecta reestablecida. Además de las leyes reconocidas de la Sociedad, debería hacerse aquí un bosquejo de la Monita Secreta, pero como interrumpiría el curso de la narración, la he echado a un Apéndice.

Segundo. Las miserias que surjan de su espíritu secular en todos los países, persecuciones crueles e turbulentas intrigas, surgirán de su conducta dondequiera que hayan sido toleradas, y de las expresiones públicas que han seguido por parte de los perjudicados. En Portugal, donde fueron recibidos por primera vez, se convirtieron en los directores completos de esa Corte, que durante una larga serie de años, les entregó las conciencias de sus príncipes y la educación de su pueblo, los abrumaron con riquezas y honores, dotados de ricos Colegios para ellos, les dio sus universidades más famosas, y les otorgó los mayores privilegios;

(1) http://masnobles.net/2016/01/una-breve-resena-de-los-jesuitas-con-pruebas-que-la-soportan-del-peligro-de-su-reavivamiento-alrededor-del-mundo/

(2) http://masnobles.net/2016/05/una-breve-resena-de-los-jesuitas-con-pruebas-que-la-soportan-del-peligro-de-su-reavivamiento-alrededor-del-mundo-2/

(3) http://masnobles.net/2018/03/una-breve-resena-de-los-jesuitas-con-pruebas-que-la-soportan-del-peligro-de-su-reavivamiento-alrededor-del-mundo-3/

Una breve reseña de los jesuitas con pruebas que la soportan, del peligro de su reavivamiento alrededor del mundo (3)

Tal forma singular de política no podía dejar de impresionar su carácter en todos los miembros de la Orden, y para dar una fuerza peculiar a todas sus operaciones. No hay en los anales de la humanidad ningún ejemplo de un despotismo tan perfecto ejercido, sea observado, no sobre monjes encerrados en las celdas de un convento, sino sobre hombres, dispersos entre todas las naciones de la tierra.

Como las constituciones de la orden confieren al General tal dominio absoluto sobre todos sus miembros, ellos cuidadosamente prevén que esté perfectamente informado con respecto al carácter y las habilidades de sus súbditos. Todo novicio que se ofrece a sí mismo como candidato para ingresar en la Orden, está obligado a manifestar su conciencia al superior o a una persona designada por él: y no solo debe confesar sus pecados y defectos, sino descubrir las inclinaciones, las pasiones y la inclinación de su alma. Esta manifestación debe renovarse cada seis meses. La sociedad, no satisfecha con penetrar de esta manera en los recovecos más recónditos del corazón, dirige a cada miembro a observar las palabras y acciones de los novicios: se constituyen espías en su conducta y están obligados a revelar todo lo que les concierne al superior. Para que este escrutinio en su carácter sea lo más completo posible, un largo noviciado debe expirar, durante el cual pasan por las diferentes gradaciones de rangos en la sociedad; y deben haber alcanzado la edad completa de treinta y tres años antes de que puedan ser admitidos a tomar los votos perpetuos por los cuales se convierten en miembros profesos. Mediante estos diversos métodos, los superiores, bajo cuya inspección inmediata se ubican los novicios, adquieren un conocimiento profundo de su disposición y talentos. Para que el General, que es el alma que anima y mueve a toda la sociedad, tenga bajo su mirada todo lo necesario para informarlo o dirigirlo, los provinciales y jefes de las varias casas están obligados a transmitirle informes regulares y frecuentes concerniente a los miembros bajo su inspección. En estos, descienden a detalles minuciosos con respecto al carácter de cada persona, sus habilidades, naturales o adquiridas, su temperamento, su experiencia en asuntos, y el particular departamento para el que está mejor equipado. Estos informes, cuando se digieren y se organizan, se ingresan en registros mantenidos para tal fin, que el General puede, desde una perspectiva global, encuestar el estado de la sociedad en cada rincón de la tierra; observar las calificaciones y talentos de sus miembros; y así seleccionar, con información perfecta, los instrumentos que su poder absoluto puede emplear en cualquier servicio que considere oportuno destinarlos.

Como era la intención declarada de la orden de los jesuitas trabajar con celo incansable en la promoción de la salvación de los hombres, esto los involucró, por supuesto, en muchas funciones activas. Desde su primera institución, consideraron la educación de la juventud como su provincia peculiar; apuntaban a ser guías espirituales y confesores; ellos predicaban con frecuencia para instruir a la gente; se presentaron como Misioneros para convertir naciones incrédulas. La novedad de la institución, así como la singularidad de sus objetos, procuraron el orden de muchos admiradores y patrocinadores. Los gobernadores de la Sociedad tenían la dirección para hacer uso de todas las circunstancias a su favor, y en poco tiempo el número y la influencia de sus miembros aumentaron maravillosamente. Antes de la expiración del siglo XVI, los jesuitas habían obtenido la dirección principal de la educación de la juventud en todos los países católicos de Europa, y una influencia solo secundaria en países que no profesaban ser católicos. Se habían convertido en los confesores de casi todos sus monarcas; una función de no poca importancia en cualquier reinado, pero, bajo un Príncipe débil, superior incluso a la de un Ministro. Eran las guías espirituales de casi todas las personas eminentes para rango o poder. Poseían el más alto grado de confianza e interés con la corte papal, como los campeones más entusiastas y capaces de su autoridad. Las ventajas que un cuerpo activo y emprendedor de hombres podría derivar de todas estas circunstancias son obvias. Formaron las mentes de los hombres en su juventud. Conservaron una ascendencia sobre ellos en sus años avanzados. Poseían en diferentes períodos la dirección de los tribunales más importantes en Europa. Se mezclaron en todos los asuntos. Tomaron parte en cada intriga y revolución. El general, por medio de la amplia inteligencia que recibió, pudo regular las operaciones de la Orden con el discernimiento más perfecto; y por medio de su poder absoluto podría llevarlos con el mayor vigor y efecto.

Junto con el poder de la orden, su riqueza siguió aumentando. Se idearon varios recursos para eludir la obligación del voto de pobreza. La Orden adquirió amplias posesiones en cada país católico; y por el número y la magnificencia de sus edificios públicos, junto con el valor de su propiedad movible y real, competía con la más opulenta de las fraternidades monásticas. Además de las fuentes de riqueza comunes a todo el clero regular, los jesuitas poseían uno que era peculiar a ellos mismos. Con el pretexto de promover el éxito de sus misiones y de facilitar el apoyo de sus misioneros, obtuvieron una licencia especial del Tribunal de Roma para comerciar con las naciones que profesaban convertir. Como consecuencia de esto, se involucraron en un comercio extenso y lucrativo tanto en las Indias Orientales como en las Indias Occidentales. Abrieron almacenes en diferentes partes de Europa, en donde vendieron sus productos. No satisfechos solo con el comercio, imitaban el ejemplo de otras sociedades comerciales y aspiraban a obtener asentamientos. En consecuencia, adquirieron la posesión de una provincia grande y fértil en el continente austral de América, y reinaron como soberanos sobre unos cientos de miles de súbditos.

La vasta influencia que la orden de los jesuitas adquiere por todos estos medios diferentes, fue constantemente ejercida con el efecto más pernicioso. Tal era la tendencia de esa disciplina observada por la Sociedad al formar sus miembros, y las más importantes máximas fundamentales en su constitución, que a cada jesuita se le enseñó a considerar el interés de la orden como el objeto capital al que se sacrificaría toda consideración. Este espíritu de apego a su orden, el más ardiente tal vez que haya influido en cualquier cuerpo de hombres, es el principio característico de los jesuitas, y sirve como clave para el genio de su política, así como las peculiaridades en sus sentimientos y conducta.

Como era esencial para los objetos de la sociedad, sus miembros debían tener un predominio sobre personas de alto rango o de gran poder; el deseo de adquirir y preservar tal dirección de su conducta con mayor facilidad, llevó a los jesuitas a propagar un sistema de moralidad afín y dócil, que se acomoda a las pasiones de los hombres, lo que justifica sus vicios, que tolera sus imperfecciones, lo que autoriza casi todas las acciones que el político más audaz o astuto desearía perpetrar: su gran y principal máxima habiendo sido uniformemente, que el fin santificó los medios; en otras palabras, que era lícito hacer el mal, porque el bien podía venir.

Como la prosperidad de la Orden estaba íntimamente relacionada con la preservación de la autoridad papal, los jesuitas influenciados por el mismo principio de apego a los intereses de su Sociedad, han sido los patrones más entusiastas de esas doctrinas que tienden a exaltar el poder eclesiástico, en las ruinas del gobierno civil. Han atribuido a la corte de Roma, una jurisdicción tan extensa y absoluta como la reclamada por el pontífice más presuntuoso en las edades oscuras. Han luchado por la independencia total de los eclesiásticos en los magistrados civiles. Han publicado tales principios en relación con el deber de oponerse a los príncipes que eran enemigos de la fe católica, ya que habían tolerado los crímenes más atroces y tendían a disolver todos los lazos que conectan a los súbditos con sus gobernantes.

Como la orden derivó tanto la reputación como la autoridad del celo con el que se destacó en la cerca de la iglesia romana contra los ataques de los reformadores, sus miembros, orgullosos de esta distinción, han considerado que su función peculiar es combatir las opiniones y monitorear el progreso de los protestantes. Han utilizado todas las artes y han empleado todas las armas contra ellos. Se han opuesto a cualquier medida amable o tolerante a su favor. Incesantemente han suscitado contra ellos toda la furia de la persecución eclesiástica y civil.

Los monjes de otras denominaciones, de hecho, se han aventurado a enseñar las mismas doctrinas perniciosas, y han sostenido opiniones igualmente inconsistentes con el orden y la felicidad de la sociedad civil; pero ellos, por razones obvias, han emitido tales opiniones con mayor reserva o las han propagado con menos éxito.

Traducido por masNobles.net

(1) http://masnobles.net/2016/01/una-breve-resena-de-los-jesuitas-con-pruebas-que-la-soportan-del-peligro-de-su-reavivamiento-alrededor-del-mundo/

(2) http://masnobles.net/2016/05/una-breve-resena-de-los-jesuitas-con-pruebas-que-la-soportan-del-peligro-de-su-reavivamiento-alrededor-del-mundo-2/

La Revolución Rusa

Les compartimos diez conversaciones o entrevistas acerca de la Revolución Rusa y les instamos a prestar atención a los paralelos que tienen los métodos utilizados en aquella revolución con las agendas que ahora llevan a cabo los izquierdistas que han impuesto o quieren imponer en alguno de los países de Latinoamérica el Socialismo del Siglo 21:

Organizaciones creadas/financiadas/relacionadas a George Soros y su Open Society Foundations

Les dejamos los enlaces a dos documentos que contienen listas de grupos u organizaciones que han sido creadas, son financiadas o están relacionadas con el globalista George #Soros y su Open Society Foundations:

1. Organizations Funded by George Soros and His Open Society Foundations

2. Soros Funded Groups

El TOP-15 de los libros más descargados de HistoriaYVerdad.org durante Junio de 2017

Hermanos y amigos,

Les compartimos el TOP-15 de los libros más descargados de HistoriaYVerdad.org durante Junio del año 2017:

1. Babilonia Misterio Religioso Antiguo y Moderno
http://historiaYverdad.org/Babilonia-Misterio-Religioso-Antiguo-y-Moderno.pdf

2. Oscura Rebelión en la Iglesia
http://historiaYverdad.org/Babilonia/oscura-rebelion-en-la-iglesia-ricardo-de-la-cierva.pdf

3. Procedimientos de la Inquisición
http://historiaYverdad.org/Procedimientos-de-la-Inquisicion.pdf

4. Strong Concise Dictionary of the Words in the Hebrew Bible
http://historiaYverdad.org/Lexico/STRONG-concise-dictionary-of-the-words-in-the-hebrew-Bible_text.pdf

5. Historia del Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición en México
http://historiaYverdad.org/Inquisicion/Historia-del-tribunal-del-santo-oficio-de-la-inquisicion-en-Mexico.pdf

6. El Espejo de los Mártires
http://historiaYverdad.org/Cristianos/el-espejo-de-los-martires-thieleman-j-van-braght.pdf

7. El Libro de los Salmos
http://historiaYverdad.org/biblias-textos-biblicos/El-libro-de-los-salmos-h-b-pratt.pdf

8. El Otro Cristo Español
http://historiaYverdad.org/Babilonia/El-otro-cristo-espaniol-juan-a-mackay.pdf

9. Historia Política de los Papas
http://historiaYverdad.org/Babilonia/historia-politica-de-los-papas-p-lanfrey.pdf

10. La Biblia en España (1)
http://historiaYverdad.org/biblias-textos-biblicos/La-Biblia-en-Espania-1-George-Henry-Borrow.pdf

11. La Iglesia Católica y la Rebelión Cristera en México
http://historiaYverdad.org/Babilonia/La-iglesia-catolica-y-la-rebelion-cristera-en-Mexico-1960.pdf

12. Lucrecia Borja
http://historiaYverdad.org/Lucrecia-Borja.pdf

13. A History of the Popes
http://historiaYverdad.org/Babilonia/a-history-of-the-popes-joseph-mccabe.pdf

14. Libro Primero de Votos de la Inquisición de México, 1573-1600
http://historiaYverdad.org/Babilonia/Libro-primero-de-votos-de-la-inquisicion-de-mexico-1573-1600.pdf

15. Jesuitas, Iglesia y Marxismo
http://historiaYverdad.org/Babilonia/jesuitas/Jesuitas-iglesia-y-marxismo-ricardo-de-la-cierva.pdf

La Biblioteca de Historia y Verdad

Historia y Verdad es una biblioteca cristiana digital de libros, audiolibros y documentales de historia que demuestran que muchos de los eventos que se han enseñado como “históricos”, están muy lejos de la realidad de los hechos que ocurrieron, es decir que están lejos de la verdad.

En Historia y Verdad encuentras libros gratuidos que te ayudarán a re-descubrir la historia y la verdad. Actualmente contamos con más de 900 documentos entre libros, audiolibros y documentales que puedes descargar y compartir gratuitamente. Sin más que agregar, te invitamos a disfrutar de la historia.

HistoriaYVerdad.org

La historia de tres feministas prominentes

A razón del día internacional de la mujer, con el que la #ONU y #Babilonia buscan establecer un orden feminista mundial (Ap. 17:1; 15); les dejo las citas bíblicas de las historias de tres mujeres que indiscutiblemente fueron #feministas prominentes.

En cuarto lugar ponemos a #Babilonia porque ella es el vientre (espiritual, religioso, filosófico e ideológico) que genera el espíritu del #feminismo que está doblegando al sistema mundial:

1. Vasti, Ester 1:9-22
2. Jezabel, 1 Reyes 21:5-25
3. Atalía, 2 Reyes 11:1-21; 2 Crónicas 22:1-23:21
4. Babilonia, Apocalipsis 17:1-18

Los jesuitas, las Reducciones y el origen del Comunismo y el Socialismo

Acerca del origen del Comunismo y del Socialismo en el seno del jesuitismo, en el libro titulado “History of the Jesuits: Their Origin, Progress, Doctrines and Desingns” leemos lo siguiente:

“When once the jsuits had raised up a generation so devotes and obediente, they then brought into operation their system of government, and made a successful attempt to realise that republic preconceived of old by Plato, and which, with perhaps more interested views, is held out to us by Socialists of our own day. In fact, their form of a republic was nothing else than that Communism which the famous Cabet is now trying to establish in early the same regions; the only difference being, that the Jesuits substituted themselves for the estate or community.” [1]

Traducción:

“Cuando una vez que los jesuitas habían criado una generación tan devota y obediente, pusieron en funcionamiento su sistema de gobierno y realizaron un intento exitoso de realizar aquella república preconcebida de antaño por Platón, y que, con opiniones más interesadas, nos ofrecen los socialistas de nuestros días. De hecho, su forma de república no era otra cosa que aquel Comunismo que el famoso Cabet está tratando de establecer en las mismas primeras regiones; la única diferencia es que los jesuitas se sustituyeron por el estado o la comunidad.”

[2] Adicionalmente en el libro “Los Jesuitas en el Paraguay” de Alberto Rojas, leemos:

EL COMUNISMO JESUITICO

(En el aniversario de la muerte de Garay)

Blas Garay es una de las figuras más originales que haya aparecido en el campo de las letras y de nuestra política. Espíritu inquieto el suyo, no se conformaba con la labor silenciosa del gabinete que, al desviar a los hombres del mundo exterior, los aleja de la realidad de la vida.

Fue ante todo un ardoroso luchador. Amó el bien público y por el libró batallas memorables. Por eso su nombre figura entre los adalides que han enaltecido nuestra democracia.

Sobre este aspecto de su vida, tan lleno de bellos entusiasmos, hanse escrito ya elocuentes páginas consagratorias.

Pero sobre su obra de historiador han alternado desde la diatriba hasta la admiración más exaltada.

Garay fué el primer paraguayo que hizo una reconstrucción integral de nuestro pasado. Sobre la base del material ingente e informe de los archivos y de las obras que nos dejaron los viejos cronistas, hace una reseña completa de la vida nacional, desde el descubrimiento hasta la guerra contra la triple alianza, “”a la edad en que otros modulan ensayos”. Esto es su gran mérito. Después de él, muy pocos se han empeñado en tan difícil empresa.

En este sentido su obra significó una verdadera reacción.

La historia del Río de la Plata, ha dicho un historiador eminente, todavía no está escrita ; no tenemos sino libelos. Garay tuvo la virtud de no embanderarse en ninguna de las parcialidades que con respecto al pasado dividían a los estudiosos. Procedía como el verdadero investigador que trata de desentrañar la verdad sin estar guiado de prejuicios. Y si como coronación de sus estudios publicó algún trabajo apasionado véase en ello la expresión de su temperamento avasallador antes que la negación de sus cualidades de hombre de estudio. Refiriéndose al escrito que más puede prestarse a esta objeción, el comunismo de las Misiones, decía a un amigo: “Honradamente creo que es imparcial”.

La bibliografía nacional cuenta con obras de positivo mérito, pero en ella han prevalecido los trabajos de carácter monográfico, a los que falta la visión de conjunto, tan necesaria para la comprensión de hechos que entre sí están íntimamente concatenados.

Es verdad que su compendio de historia del Paraguay, obra en que cumple esta tarea y que no era sino el andamiaje de una más seria y dilatada que tenía en preparación, es susceptible de ciertos reparos, algunos de los cuales fueron señalados ya en los días iniciales de su aparición por un fino-crítico desde las columnas de “La. Democracia”. Pero el mismo Garay se adelanta a decir: “Puede censurarse mucho más que ha censurado, ya que por la experiencia que tengo de que después de mucho comparar y meditar, viene a lo mejor un documento a destruir todo el edificio”.

Aparte de la historia del Paraguay, nos ba dejado el insigne escritor un breve resumen de la misma, un libfo sobre las misiones jesuíticas (que sirvió de prólogo a la edición castellana de la obra de Techo) y otro sobre la revolución de la independencia.

Entre todos ellos, el que ba dado margen a mayores controversias es El Comunismo de las Misiones, hermosa obra que asombra por la erudición de su autor y la admirable factura literaria.

Estudia en ella la organización que dieron los jesuítas a sus célebres misiones, y la estudia sobre todo desde el puntode vista económico que en ella tuvo pleno desarrollo.

El más tenaz de entre todos sus críticos es el ilustre jesuíta Pablo Hernández aunque, por desgracia, es él de los que escriben la historia “con pié forzado”.

En trabajos polémicos que vieron la luz pública hace años, he hecho un estudio de la crítica del padre Hernández y señalado sus puntos débiles.

Al través de las magistrales pinceladas de Garay desfil; la vida jesuíta rígida, severa, reglamentada, como es la de todas las sociedades teocráticas. A uno de sus caracteres quiero referirme especialmente.

¿El sistema desarrollado por los jesuitas en sus reducciones fué un verdadero comunismo?

La mayor parte de los historiadores y economistas que han tratado el punto, así parecen creerlo.

“Se había establecido — dice Cadell — la comunidad de bieues como el primer principio en él país de las reducciones… cuando haciéndolos responsables a la comunidad del resultado de sus trabajos, este cuerpo tenía cuidado, mirando por su propia conservación, de que el indio contribuyese con su cuota al almacén general. Sin embargo, los padres no permitían que esta regla se llevase tan allá, que privase a los neófitos de aquel estímulo a la industria, que sin duda existe solamente en la posesión de propiedad privada. Por eso, a cada indio se asignaba una porción de tierra para su especial cultivo…”.

Azara por su parte dice (Descripción e historia, etc.): “La corte notificó a los padres que después de siglo y medio empleados en educar a sus indios, debían estos saberse gobernar por sí y tratar con los españoles, saliendo de la sujeción del gobierno en comunidad y conociendo la propiedad privada”.

Garay habla, aunque incidentalmente, de la “organización exageradamente socialista de las Misiones”.

Cauwes, al hablar de la realización del comunismo, expresa : “Otras como las del Paraguay no han vivido más que gracias a un régimen de obediencia pasiva: los padres distribuían a los indios los alimentos como el trabajo”. Y Gide afirma : “Todas las sociedades comunistas de los Estados Unidos, salvo la de los Icarianos que no han hecho más que vegetar, son sectas religiosas, y las repúblicas de los jesuitas en el Paraguay —único gran ejemplo, en suma, que por su extensión y duración puede ser citado— constituían una verdadera teocracia”.

Necesario es distinguir dos períodos en la evolución del régimen de los bienes. El primero, en que no había asomos de propiedad privada (por parte de los indios) y el otro en que ya se atribuía a cada jefe de familia una parcela de tierra (abambaé) a fin de que cultivándola tuviese con que sustentarse. A estos dos períodos se refiere claramente Charlevoix. “‘Muchos, ‘creen— dice — que en esta república nadie poseía nada en propiedad Pudo haber sido esto cierto en un comienzo. Pero… se ha distribuido a cada familia una porción de terreno que puede proporcionarle lo necesario…”.

El primero de estos períodos es el más característico y será también él que yo trate con preferencia.

Si se considera la vida promiscuitaria que se llevaba en las Misiones y la universalidad del trabajo en ellas reinante, está bien aplicado el término, desde que puede significar vida en comjún.

Pero la universalidad del trabajo —y mucho menos la simple vida en común, bajo un régimen especial de disciplina— no es toda la característica de un verdadero sistema comunista. Nociones hay como la comunidad de la riqueza, que constituyen la nota saliente de esta escuela económica.

Ahora bien, ¿a quién pertenecían los bienes y sus productos? ¿Cómo se hacía el reparto?

En realidad, la Compañía era la gran propietaria. “Todas las cosas —escribe el doctor Báez— eran de la Compañía, la cual velaba este fraude piadoso con el nombre de tupambaé, o propiedad de Dios”.

El indio estaba sometido a un régimen de verdadera servidumbre. ¿Qué mucho que más tarde se le dieran tierras para que las cultivase para sí, estando sujeto a una disciplina rígida que señalaba de antemano el radio de su acción y el destino del fruto de su actividad? Era en verdad nada más que un instrumento de producción al servicio de la compañía. La orden retribuía su trabajo, es cierto, dándole alimento, vestuario y vivienda, pero el hecho que marca el carácter específico del sistema es que el remanente de lo que se consumía ingresaba en las arcas de la compañía allende el mar. No puede darse nada más contradictorio con el comunismo.

En el segundo período, la compañía continuó siendo la propietaria, la suprema dispensadora. En realidad, el indio no tenia, bajo el velo de la propiedad privada sino el usufructo de las tierras que se le concedían para el cultivo. Pero ya fuera un usufructo, ya el dominio, la verdad es que el sistema iba acercándose cada vez más al individualismo.[3]

Luego en el libro “El Comunismo de las Misiones de la Compañia de Jesús en el Paraguay”, leemos:

La organización que los jesuítas dieron á sus doctrinas ó pueblos fué completamente uniforme, por manera que no sólo presentaban todos el mismo aspecto, igual ordenación de las casas, idéntico estilo en la construcción de éstas, sino que también se llevaba en ellas la misma vida, cuidadosamente regulada de antemano, y en la que marchaba todo en tanta conformidad con lo establecido, que semejaba aquello una gran máquina de acabadísima perfección. Lo mismo en el orden religioso que en el orden político; lo mismo en la esfera de lo económico que en la esfera de las más íntimas y sagradas relaciones de la familia, en todas partes estaba presente aquella autoridad ineludible, que todo lo reglamentaba, que lo tasaba todo; por tal manera, que así tenía el padre de familia designadas las horas en que debía dedicarse al trabajo con los suyos, como las tenía señaladas para el cumplimiento de sus demás deberes, aun de aquélíos sobre los cuales, como decía un viajero ilustre, guardan silencio los códigos más minuciosos y arbitrarios, respetándolos como á cosa exclusivamente abandonada á las inspiraciones de la conciencia.[4]

Realmente todo el libro está dedicado exclusivamente al Comunismo jesuítico en Paraguay.

[1] History of the Jesuits: Their origin, progress, doctrines and desingns.
Giovanni Battista Nicolini. London 1854. Página 303.

[2] Agregado el 23/05/2017

[3] Los Jesuitas en el Paraguay
Alberto Rojas, 1936. Páginas 21-24.

[4] El Comunismo de las Misiones de la Compañia de Jesús en el Paraguay
Blas Garay, 1897. Páginas 29-31