Una breve reseña de los jesuitas con pruebas que la soportan, del peligro de su reavivamiento alrededor del mundo (7)

En cuarto lugar, paso ahora a las doctrinas morales de los jesuitas que mejor explicarán su práctica.

El sistema de moral abiertamente mantenido y enseñado por ellos, era cualquier cosa menos el sistema del Evangelio, o de cualquier iglesia que profesa estar fundada en su autoridad. Ofrecieron a los grandes y poderosos el anzuelo de una doctrina adaptada a sus vicios, y admitiendo abiertamente la indulgencia de cada pasión. No hay verdad moral que ellos no hayan corrompido, ni ninguna máxima que pueda servir a su propósito, por derrochador e irreligioso en sí mismo, que no hayan mantenido. El Papa Alejandro VII que en algún momento fue su mecenas, confiesa en otro, que “sus opiniones solo sirven para disolver toda disciplina cristiana y destruir las almas de los hombres, su desenfrenado libertinaje,” agrega, “ha introducido en la moralidad un método de estableciendo opiniones completamente contrarias a la simplicidad evangélica, y a los principios de la antigüedad, en resumen, una casuística como si alguna vez se actuara en general, produciría el extremo de la corrupción en la práctica”. El Clero de París observa, “este sistema no solo corrompe los modales, sino que contamina su origen y su fuente, que es mucho peor; nuestra naturaleza” dicen ellos, “atendiendo constantemente al mal, apenas se refrena, pero por el temor de la ley, remueve pero esta barrera y las pasiones arden sin fuerza, de modo que no hay diferencia entre permitir el vicio y volver a todos los hombres viciosos”. Sin embargo, fue el gran Pascal, en sus célebres Cartas provinciales, quien fue más formidable que cualquier otro en esta parte de su sistema. En 1657, sin embargo, los jesuitas publicaron su famosa “Disculpa para los Casuistas”, una obra de la descripción más infame, que justifica el vicio, el asesinato, la rebelión y todo lo que tiende a la depravación o destrucción de la raza; este trabajo que declararon abiertamente como propio, y en él se justifican la venganza, el falso honor, el placer ilícito, el amor propio, el orgullo, la sedición y el asesinato, con cada pasión de nuestra naturaleza corrompida, mientras se profana el sacramento, el ministerio es vilipendiado, y toda la antigüedad es despreciada. De la misma clase fue el trabajo de Lamy, el jesuita, titulado “un Curso de Teología”, y publicado con la aprobación de sus superiores; entre otras máximas horribles estaba esto, “los religiosos pueden matar a aquellos que atacan su honor, incluso están obligados a esto, cuando el crédito de toda su Orden sufriría si no lo hicieran, como cuando uno amenaza con publicar sus propios crímenes o aquellos de su Orden, cuando no hay otra manera de prevenirlo, como parece que no hay si el difamador está a punto de acusar a la Orden o al individuo ante personas eminentes”. Este trabajo fue seguido, en 1664, por uno escrito con la sanción de los superiores de la Orden, por Moya, un jesuita, el confesor de la Reina Madre de España, aunque profesaba ser por Guimenaeus. Este trabajo fue designado por un Divine parisino, como “el alcantarillado común de todo tipo de libertinaje”, y la Facultad de Teología, al condenarlo, declara que su “respeto a la decencia debe evitar que censuren las abominaciones que aparecieron sobre el tema de castidad.” En este libro, están autorizados el asesinato, el robo, la simonía, la usura y otros delitos que no deben mencionarse; y el señor Harlay dice: “contiene todo lo que las mentes más descuidadas habían descubierto en un siglo, y todo lo que hasta entonces había escapado de la perversidad de los hombres”. El “Somme des pechés” de Bauni era un libro de la misma clase, pero de propiedad y defensa pública de la Sociedad. Fue proscrito por la Convocatoria de Mantes, como “excitante para el libertinaje y la corrupción de todas las buenas morales, violando la justicia natural y los derechos del hombre, excusando la blasfemia, la usura y casi todos los demás pecados, como cosas sin criminalidad”. Berruyer, el jesuita, cuyas obras fueron condenadas públicamente por blasfemia, y condenadas por Benedicto XIII y Clemente XIII, aún fue defendida y protegida por la Sociedad desafiando tanto a la Iglesia como al Estado. Todas estas y muchas otras censuras de su moral relajada, hasta 1722, aparecieron en vano; ninguna doctrina perniciosa fue retractada, pero todas fueron defendidas sucesivamente, y hasta mediados del siglo pasado, Casmedi, un jesuita, publicó en Portugal cinco volúmenes de divinidad en folio, en los cuales hizo el peor uso de tales doctrinas espantosas, enseñando expresamente que en el último día, el juez soberano dirá: “¡Venid, benditos, que mataron y blasfemaron, etc., ya que creíste que tenías razón al hacerlo”!!! Todavía en ese período, y hasta el final de su existencia, se adhirieron a sus errores originales doctrinales y prácticos, citaron a sus partidarios más corruptos y demostraron que no diferían en absoluto de los peores especímenes de su fe que habían aparecido jamás. Se opusieron a la moral como en guerra con su sistema, y ??cuando el Concilio de Trento habría reformado la Iglesia de Roma, Láinez su general, que fue enviado allí por el Papa, negó abiertamente que necesitara una reforma y sostuvo que Cristo tenía autoridad para prescindir de todas las leyes, el Papa su vicario poseía el mismo; y Hervet, un católico, en su relato de lo que pasó en el Concilio, observa que “los jesuitas, desde su origen, resolvieron adular los vicios de los Papas y su corte”. No es de extrañar que, con principios como estos, su conducta corresponda; sus inmoralidades en Baviera, incluso según lo informado y defendido por ellos mismos, no pueden venir antes. el ojo público. Ver “Histoire des Religieux de la Compagnie de Jesu.” En España, bajo pretexto de practicar la penitencia, fundaron Sociedades de Plégelantes de ambos sexos, que aparecieron no solo en sus Iglesias, sino en sus procesiones públicas, y obligaron al Consejo de Salamanca por su decreto a poner fin a tales prácticas. La decencia por igual prohíbe la mención de las causas que condujeron a la supresión del Colegio de Jesuitas en Milán. En China, el obispo de Nankin, en 1748, se quejó públicamente al Papa Benedicto XIV de que el padre José, el superior de esa misión, había prostituido durante ocho años los solemnes actos de Confesión y Absolución de las Mujeres, así como la administración del Sacramento mismo, a los fines del vicio que no se pueden enumerar aquí, pero la Carta se da en las “Observaciones de un Portugueze sobre el Memorial de los jesuitas”, publicado en 1758. El padre Benzi, un jesuita, defendió públicamente “les attouchemens mamillaires”, practicados por sus confesores.

En China, aliaron la religión de Jesús con todas las abominaciones paganas de Confucio. En Malabar, ellos autorizaron y practicaron las más groseras supersticiones y las indecencias más viles. En Chio, eran mahometanos, y ayudaron en los ritos de un falso profeta, con tanta complacencia como en otros lugares se inclinaron ante dioses falsos, todo lo que ellos justificaron públicamente como sancionado por el fin a la vista. De hecho, la inscripción en el pilar planteado por el Parlamento de París sobre la tentativa de Chastel, los designó bien al afirmar “que cubrían los crímenes más abominables bajo la máscara de la religión”. Además de los jesuitas ya mencionados como confesores de príncipes soberanos, se puede observar que Arnoud fue el confesor de Luis XII, y Mailleans, Cotton, y Seguerad, de Luis XIII.

Yo observo, en conclusión, que además de las autoridades ya mencionadas, se encuentran los libros que he consultado en apoyo de los hechos anteriores: a saber. “Arret du Conseil privé pour l’Université de France contre les Jesuites”. “Consideraciones serias para reprimir a los jesuitas”. “Decrets du Senat de Venise contre les Jesuites”. “Banissement fait contre les Jesuites au Royaume de Hongrie”. “Proclamación de los Estados Generales de las Provincias Unidas contra los jesuitas”. “Aforismos o Sommaire de la Doctrine des Jesuites”. “Le Franc Discours”, o el Memorial presentado a Enrique IV contra ellos. “Una verdadera y cierta relación de diversas maquinaciones y tramas de los jesuitas”. “La anatomía de la tiranía papista”. “Regulae Societatis Jesu, 1580”. “Recit des desseins les plus Secrets des Jesuites”. “Jesuites Marchands” “Receuil des proces contre les Jesuites”. “Idée generale des Vices princi paux de l’Institut des Jesuites”. “La historia de la rebelión de Sir John Temple en Irlanda”. “Mutatus Polemo, o las estratagemas de los jesuitas”. “Apología pro Societate Jesu ex Bohemiae regno expulsa”. “La historia de Rapin”; y “Usher’s An swer to a Irish Jesuit:” pero he estado más en deuda con “Condrette’s Histoire des Jesuites”; quien, aunque él mismo es miembro de su Sociedad, ha desarrollado honestamente su objeto y operaciones con la mano de un maestro; de hecho, un testimonio como el suyo es inestimable, y mucho más allá de todas las pruebas o sus enemigos.

Después de haber dado una breve historia de los jesuitas y haberla apoyado con evidencia obtenida de varias fuentes, procedo a algunas observaciones sugeridas por el tema: y primero, observo, que DESPUÉS DE LA INDIGNACIÓN FUERTE Y UNIVERSAL DEL MUNDO, QUE TERMINÓ, EN SUPUESTO DE ESA ORDEN, POR LA AUTORIDAD PAPAL, ACERCA DE CUATRO AÑOS SINCULAR, ES VALIOSO CONSIDERAR SOBRE QUÉ PRINCIPIOS ACTUALMENTE LA CABEZA DE LA IGLESIA ROMANA HA RESUELTO EN SU REAVIVAMIENTO. Seguramente se debe a la opinión pública que, al menos, se debieron asignar algunas razones para el recuerdo de los hombres, que no han reconocido ninguna ley, divina o humana; quienes han violado flagrantemente todos los preceptos de la moralidad; han excitado la guerra y la insurrección a lo largo de imperios enteros, y destruido a aquellos soberanos que se opusieron a sus planes. Si se tienen en cuenta los intereses generales del cristianismo, ¿es posible que puedan ser promovidos por aquellos cuyo mismo sistema es la oposición directa a sus primeros principios? Si los intereses temporales de la Sede de Roma son el objeto, ¿se imagina el Papa presente que tendrá el poder para trabajar esa máquina, en completa servidumbre a sí mismo, que el más sabio y capaz de sus predecesores no ha podido llevar a cabo? Si se cuestionan sus intereses espirituales, ¿concibe que los enemigos declarados del episcopado y la disciplina ayudarán a su objeto más allá de lo que pueda servir a los suyos? Si vale la pena asegurar la paz y la felicidad de un mundo distraído, ¿espera alcanzar su promoción enviando a los mismos hombres que alguna vez han extendido la devastación y la discordia a través de la tierra? La política torcida que ha dictado esta medida es de hecho bastante evidente: es el apoyo y la extensión de la causa católica; pero, a menos que lo deseable del fin que se quiere promover, sancione cualquier medio que se emplee (que es en sí mismo un principio del jesuitismo) es imposible que el jefe de esa causa pueda justificar el uso de instrumentos corruptos e impíos; y ¿qué tipo de causa debe ser eso que necesita tales apoyos? Pero quizás se nos diga: “los jesuitas no son lo que eran:” entonces deben haber dejado de ser jesuitas. Ni su constitución ni las reglas son cambiadas; y si bien estos siguen siendo los mismos, los administradores deben ser los mismos. La gran peculiaridad del sistema es que no le da a ninguno de sus miembros la opción de una línea de conducta tal como dejará el mundo (especialmente la parte protestante) en reposo; los intereses de la sociedad deben ser para todos los demás; y para su engrandecimiento, todas las demás consideraciones y reclamos deben ceder.

En consecuencia, es el deber obvio de todas las naciones protestar, de una manera que se escuche, contra la recepción de estos hombres en las filas de la sociedad civil; pero más especialmente es el deber y el interés de Inglaterra levantar la voz contra la introducción de un yugo que era demasiado pesado para que lo soporten nuestros padres; declarar inmediatamente contra el fomento de los agentes más sutiles y activos de una Iglesia, que considera, en este momento, toda la Protesta y población de estos reinos en estado de herejía y, por supuesto, fuera de un estado de salvación; que no ha expresado en este momento, por ningún documento público u oficial, ningún sentimiento de mayor ternura hacia la fe protestante de lo que ha reconocido jamás; ni tampoco recordó una de las denuncias de venganza que anteriormente lanzó contra ella. Soy muy consciente de que, debido a los últimos años, el poder físico de Roma ha disminuido, se espera que creamos, que sus disposiciones morales han cambiado; que todo su sistema está alterado; ese amor ha tomado el lugar del odio; y que el león se convierte en el cordero: ¿pero dónde están las pruebas de tal cambio? ni siquiera se sienten tentados a recibirlo: por el contrario, se nos dice por la autoridad que la Iglesia Católica es ahora la misma que siempre ha sido; y, de hecho, la única respuesta que debe darse a aquellos que luchan por la creciente liberalidad y la luz de esa Iglesia, es “ver el restablecimiento de la Inquisición y el resurgimiento de la Orden de los Jesuitas en el siglo XIX”. “El Papa, que estableció por primera vez la Orden de los jesuitas”, envió, como uno de sus primeros actos, a dos jesuitas, Salmerón y Brouet, a IRLANDA, cuya conducta allí es materia de notoriedad pública: el Papa actual, inmediatamente después de haber restaurado la Orden, envió a cuatro jesuitas a Irlanda, con qué objetos no es difícil de adivinar. ¿El Parlamento del Reino Unido quiere cerrar los ojos a esta peculiar coincidencia, y se debe soportar que, en oposición a la evidencia de la experiencia, y la luz de la historia, una orden de hombres que están manchados con cada crimen, que han sido prohibidos por todas las naciones y expulsados ??unánimemente de nuestras propias costas en particular, ahora se establece nuevamente en la parte más vulnerable del Imperio, de ahí que la comunicación con Inglaterra, por un lado, y con el Coutinent, por el otro, sea tan fácil. El Parlamento Británico seguramente no tiene, en este momento, sino una línea de deber obvia, y es apropiado que el pueblo de Inglaterra debería hablar sobre el tema antes de que sea demasiado tarde: me refiero a la opinión pública e inmediata de los jesuitas que ahora están en Irlanda (y quizás en Inglaterra) y las resoluciones más firmes contra el desembarco de otros de la misma fraternidad**. Soy muy consciente de que se ha puesto de moda, con muchos razonadores, tratar toda la historia como una fábula, y prepararse por sí mismos en cuestiones de política, desafiando el testimonio de la antigüedad: estas personas asignarían la misma oficina a los registros de edades pasadas, como lo harían con las luces de popa de un barco, que solo sirven para arrojar una luz sobre el camino que se ha pasado, y no sobre lo que tenemos ante nosotros: confío, sin embargo, que hay sin embargo, muchos de nosotros que no han sido tan enseñados.

En un país como el nuestro, donde cada hombre puede examinar por sí mismo, si las profesiones sinceras y engañosas de los cuerpos o individuos públicos se han realizado o invalidado por su práctica; es demasiado esperar que, en la era actual del mundo, deberíamos creer (sobre las simples divisiones de los miembros de la Iglesia de Roma) que la Inquisición es un caput mortuum, o que los jesuitas han perdido su aguijón; tenemos derecho a pruebas sobre estos puntos, y encontraremos que todas las pruebas son contra uno y otro. En la historia de todas las naciones observamos la amplia marca de la execración pública fijada en cada una de estas Instituciones, que fueron fabricadas en las edades oscuras, y tenían igualmente, por su objeto, la esclavización de la mente humana y la destrucción de las vidas. de hombres. ¿Cómo parece que el espíritu que animó estos poderosos instrumentos de travesuras está extinto? En cualquier caso, la causa protestante no tiene nada que ganar, y todo que perder, de ellos; somos libres y felices; a la vez la envidia y el asombro de los que no lo son tanto; los grandes asertadores de las libertades del mundo; y los amigos rápidos del gobierno, y el buen orden, y la moral, y la civilización, dondequiera que se nos conozca. ¿Qué podemos prometernos de nuestra actual apatía e indiferencia criminal sobre este tema? o más bien, qué maldades no podemos anticipar para nosotros y para los demás si determinamos tácitamente mirar, mientras que los enemigos jurados del protestantismo y de Inglaterra están adquiriendo fuerza de nuestra negligencia y coraje desde nuestra posición supina. Es posible que esto se considere un lenguaje fuerte, especialmente por aquellos que no han seguido los razonamientos que me condujeron a estas conclusiones; pero por fuerte que pueda parecer, no puedo consentir en diluirlo, cuando considero los intereses que están en juego. O bien el Papado es algo diferente de lo que alguna vez fue, o es lo mismo. Si, como afirman sus mejores amigos, no cambia ni cambia***, entonces deje que Inglaterra se mire a sí misma, ya que ahora ella es la responsable de ese sistema, como si desconfiara de la ayuda de su propia descendencia, pidiendo el apoyo de de sus hijos que incluso son desheredados por sus propios hermanos, y siempre que él solo pueda extender las posesiones e inflar los triunfos de la Iglesia Católica, sin sentir ningún escrúpulo en cuanto a los instrumentos que se ponen en acción, (no obstante, el horror general y la detestación en la que se han llevado a cabo) ni entretener a ninguna “visita obligada” en cuanto a las miserias y aflicciones que las Iglesias y los Reinos Protestantes deben sufrir en sus operaciones.

Esta segunda consideración, que parece importante, es esta; LA AMPLIA TOLERACIÓN PERMITIDA A NUESTROS PROPIOS CATÓLICOS, DESDE QUE LA ORDEN DE JESUÍAS FUE SUPRIMIDA; LA CONCESIÓN DE LA FRANQUICIA ELECTIVA, Y LA ELIMINACIÓN DE MUCHAS DISCAPACIDADES POR LAS CONDICIONES DEL REINO PRESENTE, HAN TENIDO EL EFECTO DE AUMENTAR SENSIBLEMENTE LOS NÚMEROS Y AUMENTAR EL FLUJO DE LA IGLESIA ROMÁNICA EN ESTE PAÍS+; pero más particularmente en Irlanda dando confianza a sus ministros y ofreciendo incentivos a los conversos como nunca antes se hubiera podido proponer.

* Este Papa alcanzó dos medallas después de haber fundado la Orden, una inscrita “las puertas del cielo están abiertas”; y el otro “la seguridad del pueblo romano”; hasta qué punto ese evento contribuyó a promover “Gloria a Dios en lo más alto, y en la tierra paz, buena voluntad, a los hombres”, deje que el lector juzgue.

** El Parlamento no está llamado a promulgar nuevas leyes para hacer cumplir lo viejo; sus medidas serían más bien despectivas que originales; y nada puede demostrar más claramente la audacia que ya ha surgido de nuestra confianza fuera de lugar, y la liberalidad mal juzgada, que la llegada real de los jesuitas en Irlanda, desafiando las leyes que todavía existen, y que ni siquiera se pretende haber sido alterado o revocado.

*** Ver al Obispo Milner y al Dr. Troy.

+ El número total de católicos en Inglaterra y Gales se calcula, según la mejor autoridad, entre 3 y 400,000, de los cuales hay 50,000 en Londres y sus alrededores. No hay un condado en Inglaterra que ahora carece de capillas católicas y congregaciones. El número de capillas (MAYORMENTE ERECTADAS DENTRO DE LOS ÚLTIMOS VEINTICINCO AÑOS) es de aproximadamente novecientas, excluyendo las capillas privadas de las familias católicas. En el verano de 1813 se confirmó que en las tres ciudades de Manchester, Liverpool y Preston, 3000 niños, Preston es el gran foco de católicos patosos, que actualmente están construyendo una escuela allí para 1000 niños, y cerca de Preston es su gran fundación colegial de Stonyhurst. Con respecto a la población católica de Irlanda, los propios católicos estiman que las cifras relativas son del 3% millones de católicos al 1% milio de protestantes, y esta es quizás la proporción justa.

(1) http://masnobles.net/2016/01/una-breve-resena-de-los-jesuitas-con-pruebas-que-la-soportan-del-peligro-de-su-reavivamiento-alrededor-del-mundo/

(2) http://masnobles.net/2016/05/una-breve-resena-de-los-jesuitas-con-pruebas-que-la-soportan-del-peligro-de-su-reavivamiento-alrededor-del-mundo-2/

(3) http://masnobles.net/2018/03/una-breve-resena-de-los-jesuitas-con-pruebas-que-la-soportan-del-peligro-de-su-reavivamiento-alrededor-del-mundo-3/

(4) http://masnobles.net/2018/03/una-breve-resena-de-los-jesuitas-con-pruebas-que-la-soportan-del-peligro-de-su-reavivamiento-alrededor-del-mundo-4/

(5) http://masnobles.net/2018/03/una-breve-resena-de-los-jesuitas-con-pruebas-que-la-soportan-del-peligro-de-su-reavivamiento-alrededor-del-mundo-5/

(6) http://masnobles.net/2018/03/una-breve-resena-de-los-jesuitas-con-pruebas-que-la-soportan-del-peligro-de-su-reavivamiento-alrededor-del-mundo-6/