Una breve reseña de los jesuitas con pruebas que la soportan, del peligro de su reavivamiento alrededor del mundo (5)

Ellos abusaron de la confianza de aquellos equivocados monarcas tanto en Portugal como en España que más confiaban en ellos, los privaban de sus verdaderos súbditos, disponían de los nombramientos más valiosos para sus propias criaturas y volcaban las escuelas en Portugal para transmitir sus propios puntos de vista; de hecho, tan importante fue la educación para ellos, que cuando en algún momento fueron expulsados ??de Francia, recolectaron su juventud en Dole en el Franco Condado para educarla. Fue Portugal quien les abrió la puerta a sus misiones y les dio establecimientos en Asia, África y América, lo que les permitió cumplir su gran objetivo de fundar una monarquía temporal: en vano, durante siglos, los gritos de los oprimidos alcanzaron el Tribunal de Lisboa; en vano incluso la propia Roma protestó contra las enormidades de sus propios hijos; todos cedieron ante el poder superior y el oficio de los jesuitas; usurparon la soberanía de Paraguay y resistieron a las legítimas fuerzas de los reyes de Portugal y España que lo reclamaron. Cuando José de Portugal ya no pudo cerrar los ojos a los hechos, con los que tropezaba cada cuarto del mundo, ordenó su expulsión, y la consecuencia fue que dos conspiraciones de los jesuitas contra él y su familia entera siguieron. Mucho antes de esto habían suplantado a Antonio, rey de Portugal, y habían transferido su Corona al Rey de España, obligándolo a refugiarse en Terceras, una de las Azores, donde provocaron una revuelta contra él y decapitaron a 80 franceses, y colgaron 500 Frailes por mantener sus derechos. Las crueldades de Xavier, que fue enviado desde Portugal a las Indias Orientales, son demasiado conocidas para requerir aviso; mientras que, en las Indias Occidentales, la esclavitud en la que tenían a los indios de Paraguay y Uraguay, y las atrocidades que ejercían allí están igualmente bien establecidas. Si Roma era la guardería, París era la cuna de los jesuitas, y tal vez ninguna ciudad se irritara más por fomentarlos. El gran pretexto de la liga en Francia era defender el catolicismo contra el calvinismo; pero fue, de hecho, una conspiración de los jesuitas, con la aprobación del papa Sixto V, de perturbar la sucesión del trono francés a favor del cardenal Borbón, una criatura propia; y son, a juicio de los mejores historiadores, los autores de todas las miserias y horrores que asolaron a Francia en consecuencia. El Papa no omitió ningún esfuerzo, enviando al cardenal Cajetan a Francia como su legado, y asignándole para consejeros a los jesuitas Bellarmine y Tyrrius, con órdenes de evitar la elección de cualquier rey protestante en Francia; y fue el mismo Papa quien se unió a la liga del Rey de España contra Inglaterra.

El Colegio de Jesuitas, en París, resultó ser el gran foco de las sediciones y traiciones, que luego perturbaron tanto al estado como a la nación; y el gobernante de los jesuitas era el presidente del Consejo de los Dieciséis que estaba sentado allí, y dio el impulso a las ligas formadas en esa ciudad y en toda Francia. Matthieu y Auger, ambos jesuitas, eran confesores de Enrique III. de Francia. Auger trató de involucrarlo en la liga, y se jactó abiertamente de que “era para algún propósito que había sentido el pulso de ese monarca, y tomó el calibre de su ciencia”. Matthieu fue llamado “el Correo de la Liga”, de sus frecuentes viajes entre Roma y París, en ese período fatal, y el Papa apoyó a los jugadores de la liga por su dinero e influencia: el resultado de esa liga fue el derrocamiento de Enrique III, cuyo asesino fue sin duda fue instigado por los jesuitas. En los tres meses que París estuvo sitiada, se suponía que 100.000 perecieron por hambre y guerra al resistir a Enrique IV.

Los jesuitas estaban incesantemente enredados con el clero francés, y esas disputas fueron una fértil fuente de la mitad de las aflicciones de Francia, tanto en la iglesia como en el estado, durante casi dos siglos. Los Parlamentos y Universidades de Francia también estaban involucrados en incesantes controversias con ellos, y no pocas veces con los monarcas que los favorecían, hasta la total interrupción de la concordia nacional y la paz privada. Si volvemos a Alemania y los Principados vecinos, encontraremos a los jesuitas aborrecidos dondequiera que se los conociera. La morman, el jesuita, fue el confesor del emperador Fernando II. de quien abusó la confianza. El Obispo de Augsburgh fue despojado por los jesuitas de su derecho de visitar la Universidad de Dillingen: se apropiaron de los beneficios más ricos de la Sociedad en Alemania, particularmente los de los Monasterios de San Benito y San Bernardo. Catalina de Austria confió en ellos y fue suplantada por ellos. Quejas, las más impactantes, emitidas desde Viena; y apenas menos llamativos fueron presentados al Archiduque de Austria por los Estados de Estiria, Carintia y Carniola. Bavaria pronunció los gemidos más fuertes; y Liege no era una víctima silenciosa. En Polonia (especialmente en Cracovia, la capital) sus excesos fueron tan repugnantes como en otros lugares; y sus crueldades con los protestantes en Thorn nunca serán olvidadas. Segismundo III, de Polonia, era un jesuita. Fueron expulsados ??de Abisinia porque, como dice el decreto, “se metieron en asuntos de Estado”. En Japón, de donde fueron desterrados, en 1587, fueron acusados ??por el Emperador de que “bajo pretexto de enseñar el camino de la salvación, habían unido a sus súbditos contra sí mismos, y les habían enseñado la traición en lugar de la religión:” y Collado dice que “la consecuencia de su conducta, en Japón, fue que el cristianismo mismo fue abolido allí, así como un orden que distorsionó vista de ello.” Fueron expulsados ??de Malta, en el siglo XVII, porque, entre otros abusos, obtuvieron el monopolio del maíz y privaron de comida a la isla; y de Cochin, porque buscaban absorber la pesquería de perlas. En China poseían tal influencia sobre la mente del Emperador Cham, como para disfrutar del poder de la vida y la muerte bajo su mando, la disposición de los cargos civiles y de la corona misma; y fue en su reinado que asesinaron al Cardenal de Tournon que fue enviado.

Tanto en América como en Asia, sus crueldades indignaron a la humanidad, y el relato de Palafox al escribir al Rey de España y al Papa, mostrará que, desafiando toda restricción y sin respeto a la autoridad regia o episcopal, ellos llevaron devastación y derramamiento de sangre a donde quiera que fueran.

En el edicto por su destierro de Bohemia, en 1618, se declara que “habían incitado a los asesinos a asesinar reyes, interferían en los asuntos del Estado y habían sido los autores de todas las miserias de Bohemia”. De hecho, la grave persecución planteada por ellos contra los protestantes en Praga, apenas cede a una sola persecución del paganismo, y fue meramente para obtener la propiedad de sus víctimas. La proclamación de la holandesa de Bouillon, en los Países Bajos, también puede ser consultada, así como la de Brabante. Los Estados de Venecia los expulsaron después de una paciencia de aguante del peor de los males, y protestaron públicamente contra ellos: en Chambéry, se les prohibió educar a los jóvenes: y Víctor Amadeus, el rey de Cerdeña, emitió una prohibición similar, una línea de conducta que contrasta notablemente con la del actual rey de Cerdeña, que, desde su última inteligencia, ha recordado la Orden y quiere establecer un colegio y un noviciado en Turín, cuyos hechos adquieren mayor importancia por la circunstancia de que todo el estado de Génova ha entendido que ha sido cedido recientemente a este monarca. En Constantinopla su conducta provocó las mayores conmociones, donde levantaron una persecución contra el propio cristianismo, para promover sus propios propósitos, y cosas por el estilo en Navia en el Archipiélago. En Rusia, en general, su conducta era indefendible, especialmente en Riga. Finalmente fueron expulsados ??de Moscú, la capital de Moscovia, cuyo Gran Duque depusieron, con gran derramamiento de sangre, por ser una criatura propia. Sus excesos en toda Italia, especialmente en Génova, solo pueden ser advertidos; tampoco se puede decir más de sus operaciones en Amberes, Gante, Bruselas y Flandes en general.

El gran objeto de la cruel persecución de los protestantes en Saboya, fue la confiscación de sus propiedades para dotar a los Colegios de los jesuitas, que fueron a la vez los conspiradores y actores en esa espantosa tragedia, bajo Lainez su general, y, con la sanción del Papa, quien, él mismo, instigó a Emanuel, el duque de Saboya, (él mismo jesuita) a perseguir a sus súbditos, y le suministró dinero para ese propósito; los horrores de esa espantosa carnicería se extendieron a Suiza, y el jesuita Possevin marchó a la cabeza de las fuerzas católicas. (Ver De Thou)

(1) http://masnobles.net/2016/01/una-breve-resena-de-los-jesuitas-con-pruebas-que-la-soportan-del-peligro-de-su-reavivamiento-alrededor-del-mundo/

(2) http://masnobles.net/2016/05/una-breve-resena-de-los-jesuitas-con-pruebas-que-la-soportan-del-peligro-de-su-reavivamiento-alrededor-del-mundo-2/

(3) http://masnobles.net/2018/03/una-breve-resena-de-los-jesuitas-con-pruebas-que-la-soportan-del-peligro-de-su-reavivamiento-alrededor-del-mundo-3/

(4) http://masnobles.net/2018/03/una-breve-resena-de-los-jesuitas-con-pruebas-que-la-soportan-del-peligro-de-su-reavivamiento-alrededor-del-mundo-4/