Una breve reseña de los jesuitas con pruebas que la soportan, del peligro de su reavivamiento alrededor del mundo (3)

Tal forma singular de política no podía dejar de impresionar su carácter en todos los miembros de la Orden, y para dar una fuerza peculiar a todas sus operaciones. No hay en los anales de la humanidad ningún ejemplo de un despotismo tan perfecto ejercido, sea observado, no sobre monjes encerrados en las celdas de un convento, sino sobre hombres, dispersos entre todas las naciones de la tierra.

Como las constituciones de la orden confieren al General tal dominio absoluto sobre todos sus miembros, ellos cuidadosamente prevén que esté perfectamente informado con respecto al carácter y las habilidades de sus súbditos. Todo novicio que se ofrece a sí mismo como candidato para ingresar en la Orden, está obligado a manifestar su conciencia al superior o a una persona designada por él: y no solo debe confesar sus pecados y defectos, sino descubrir las inclinaciones, las pasiones y la inclinación de su alma. Esta manifestación debe renovarse cada seis meses. La sociedad, no satisfecha con penetrar de esta manera en los recovecos más recónditos del corazón, dirige a cada miembro a observar las palabras y acciones de los novicios: se constituyen espías en su conducta y están obligados a revelar todo lo que les concierne al superior. Para que este escrutinio en su carácter sea lo más completo posible, un largo noviciado debe expirar, durante el cual pasan por las diferentes gradaciones de rangos en la sociedad; y deben haber alcanzado la edad completa de treinta y tres años antes de que puedan ser admitidos a tomar los votos perpetuos por los cuales se convierten en miembros profesos. Mediante estos diversos métodos, los superiores, bajo cuya inspección inmediata se ubican los novicios, adquieren un conocimiento profundo de su disposición y talentos. Para que el General, que es el alma que anima y mueve a toda la sociedad, tenga bajo su mirada todo lo necesario para informarlo o dirigirlo, los provinciales y jefes de las varias casas están obligados a transmitirle informes regulares y frecuentes concerniente a los miembros bajo su inspección. En estos, descienden a detalles minuciosos con respecto al carácter de cada persona, sus habilidades, naturales o adquiridas, su temperamento, su experiencia en asuntos, y el particular departamento para el que está mejor equipado. Estos informes, cuando se digieren y se organizan, se ingresan en registros mantenidos para tal fin, que el General puede, desde una perspectiva global, encuestar el estado de la sociedad en cada rincón de la tierra; observar las calificaciones y talentos de sus miembros; y así seleccionar, con información perfecta, los instrumentos que su poder absoluto puede emplear en cualquier servicio que considere oportuno destinarlos.

Como era la intención declarada de la orden de los jesuitas trabajar con celo incansable en la promoción de la salvación de los hombres, esto los involucró, por supuesto, en muchas funciones activas. Desde su primera institución, consideraron la educación de la juventud como su provincia peculiar; apuntaban a ser guías espirituales y confesores; ellos predicaban con frecuencia para instruir a la gente; se presentaron como Misioneros para convertir naciones incrédulas. La novedad de la institución, así como la singularidad de sus objetos, procuraron el orden de muchos admiradores y patrocinadores. Los gobernadores de la Sociedad tenían la dirección para hacer uso de todas las circunstancias a su favor, y en poco tiempo el número y la influencia de sus miembros aumentaron maravillosamente. Antes de la expiración del siglo XVI, los jesuitas habían obtenido la dirección principal de la educación de la juventud en todos los países católicos de Europa, y una influencia solo secundaria en países que no profesaban ser católicos. Se habían convertido en los confesores de casi todos sus monarcas; una función de no poca importancia en cualquier reinado, pero, bajo un Príncipe débil, superior incluso a la de un Ministro. Eran las guías espirituales de casi todas las personas eminentes para rango o poder. Poseían el más alto grado de confianza e interés con la corte papal, como los campeones más entusiastas y capaces de su autoridad. Las ventajas que un cuerpo activo y emprendedor de hombres podría derivar de todas estas circunstancias son obvias. Formaron las mentes de los hombres en su juventud. Conservaron una ascendencia sobre ellos en sus años avanzados. Poseían en diferentes períodos la dirección de los tribunales más importantes en Europa. Se mezclaron en todos los asuntos. Tomaron parte en cada intriga y revolución. El general, por medio de la amplia inteligencia que recibió, pudo regular las operaciones de la Orden con el discernimiento más perfecto; y por medio de su poder absoluto podría llevarlos con el mayor vigor y efecto.

Junto con el poder de la orden, su riqueza siguió aumentando. Se idearon varios recursos para eludir la obligación del voto de pobreza. La Orden adquirió amplias posesiones en cada país católico; y por el número y la magnificencia de sus edificios públicos, junto con el valor de su propiedad movible y real, competía con la más opulenta de las fraternidades monásticas. Además de las fuentes de riqueza comunes a todo el clero regular, los jesuitas poseían uno que era peculiar a ellos mismos. Con el pretexto de promover el éxito de sus misiones y de facilitar el apoyo de sus misioneros, obtuvieron una licencia especial del Tribunal de Roma para comerciar con las naciones que profesaban convertir. Como consecuencia de esto, se involucraron en un comercio extenso y lucrativo tanto en las Indias Orientales como en las Indias Occidentales. Abrieron almacenes en diferentes partes de Europa, en donde vendieron sus productos. No satisfechos solo con el comercio, imitaban el ejemplo de otras sociedades comerciales y aspiraban a obtener asentamientos. En consecuencia, adquirieron la posesión de una provincia grande y fértil en el continente austral de América, y reinaron como soberanos sobre unos cientos de miles de súbditos.

La vasta influencia que la orden de los jesuitas adquiere por todos estos medios diferentes, fue constantemente ejercida con el efecto más pernicioso. Tal era la tendencia de esa disciplina observada por la Sociedad al formar sus miembros, y las más importantes máximas fundamentales en su constitución, que a cada jesuita se le enseñó a considerar el interés de la orden como el objeto capital al que se sacrificaría toda consideración. Este espíritu de apego a su orden, el más ardiente tal vez que haya influido en cualquier cuerpo de hombres, es el principio característico de los jesuitas, y sirve como clave para el genio de su política, así como las peculiaridades en sus sentimientos y conducta.

Como era esencial para los objetos de la sociedad, sus miembros debían tener un predominio sobre personas de alto rango o de gran poder; el deseo de adquirir y preservar tal dirección de su conducta con mayor facilidad, llevó a los jesuitas a propagar un sistema de moralidad afín y dócil, que se acomoda a las pasiones de los hombres, lo que justifica sus vicios, que tolera sus imperfecciones, lo que autoriza casi todas las acciones que el político más audaz o astuto desearía perpetrar: su gran y principal máxima habiendo sido uniformemente, que el fin santificó los medios; en otras palabras, que era lícito hacer el mal, porque el bien podía venir.

Como la prosperidad de la Orden estaba íntimamente relacionada con la preservación de la autoridad papal, los jesuitas influenciados por el mismo principio de apego a los intereses de su Sociedad, han sido los patrones más entusiastas de esas doctrinas que tienden a exaltar el poder eclesiástico, en las ruinas del gobierno civil. Han atribuido a la corte de Roma, una jurisdicción tan extensa y absoluta como la reclamada por el pontífice más presuntuoso en las edades oscuras. Han luchado por la independencia total de los eclesiásticos en los magistrados civiles. Han publicado tales principios en relación con el deber de oponerse a los príncipes que eran enemigos de la fe católica, ya que habían tolerado los crímenes más atroces y tendían a disolver todos los lazos que conectan a los súbditos con sus gobernantes.

Como la orden derivó tanto la reputación como la autoridad del celo con el que se destacó en la cerca de la iglesia romana contra los ataques de los reformadores, sus miembros, orgullosos de esta distinción, han considerado que su función peculiar es combatir las opiniones y monitorear el progreso de los protestantes. Han utilizado todas las artes y han empleado todas las armas contra ellos. Se han opuesto a cualquier medida amable o tolerante a su favor. Incesantemente han suscitado contra ellos toda la furia de la persecución eclesiástica y civil.

Los monjes de otras denominaciones, de hecho, se han aventurado a enseñar las mismas doctrinas perniciosas, y han sostenido opiniones igualmente inconsistentes con el orden y la felicidad de la sociedad civil; pero ellos, por razones obvias, han emitido tales opiniones con mayor reserva o las han propagado con menos éxito.

Traducido por masNobles.net

(1) http://masnobles.net/2016/01/una-breve-resena-de-los-jesuitas-con-pruebas-que-la-soportan-del-peligro-de-su-reavivamiento-alrededor-del-mundo/

(2) http://masnobles.net/2016/05/una-breve-resena-de-los-jesuitas-con-pruebas-que-la-soportan-del-peligro-de-su-reavivamiento-alrededor-del-mundo-2/