EVANGÉLICOS EXPULSADOS EN HIDALGO, MÉXICO

El evangélico Casto Lino Hernández Hernández y su primo Juan Plácido Hernández Hernández, fueron encarcelados en Chichiltepec, Mpio Tlanchinol, Hgo., el jueves 12 de marzo por intolerancia religiosa. Después de soltarlos a la medianoche del viernes, las autoridades comunitarias le confiscaron el terreno y la casa a Casto, dándoles 18 horas para desalojar la zona. Casto adoptó la fe evangélica hace algunos meses en Huejutla cuando fue a trabajar allí, visitando regularmente su comunidad natal para compartir con amigos y familiares.

En Semana Santa de 2014 algunos de ellos fueron bautizados, provocando la molestia de los tradicionalistas, quienes les prohibieron reunirse, y le pidieron a Casto no volver a ir. Sin embargo, los cultos continuaron y hasta 15 familias se unieron a los protestantes. Los jóvenes expulsados se encuentran actualmente en Huejutla, mientras que varios de los evangélicos de Chichiltepec fueron obligados a firmar un documento renunciando a su fe. (Informa el pastor José Carpio a Noticiero Milamex).

http://www.noticieromilamex.com/evangelicos-expulsados-en-hidalgo/ – 23/03/2015

INTOLERANCIA RELIGIOSA EN OAXACA, MÉXICO

En el estado de Oaxaca existen por lo menos 12 conflictos por intolerancia religiosa en igual número de comunidades. Durante los últimos tres años, se han detectado amenazas, abuso de autoridad, detenciones arbitrarias, imposiciones de multas, arrestos por 24 horas y la negativa de proporcionar servicios indispensables entre otros, en contra de quienes profesan una religión diferente a la católica.

Las autoridades señaladas son: el agente municipal del Sabinillo, Santo Domingo Tonalá, en la región Mixteca; el agente Municipal de Santiago Teotlasco, perteneciente a Ixtlán de Juárez; el Ayuntamiento de San Juan Bautista Cuicatlán, de la región Cañada; el agente Municipal de La Palma, Ixtlán de Juárez; en la Sierra Norte, la autoridad municipal de San Andrés Yaa, Villa Alta; el Presidente Municipal de Santa María Yohueche, perteneciente a Yatzachi El Bajo, Villa Alta y la autoridad municipal de San Juan Ozolotepec, en la Sierra Sur.

Los hechos más recientes ocurrieron en San Juan Ozolotepec, donde la autoridad municipal ordenó cerrar con cadenas y tubos y bases de concreto un predio donde se construía un templo evangélico, bajo el argumento de que en dicha comunidad solo se profesa el culto católico.

Líderes agobiados aseguran que en muchos poblados se hostiga y se ordena el destierro de los fieles de una misión evangélica junto con sus familias, a quienes se les suspenden sus derechos como ciudadanos, a pesar de cumplir con las ordenanzas de la asamblea, el tequio comunitario y el pago de impuestos que exige la norma bajo el régimen de usos y costumbres. (El Imparcial de Oaxaca)

http://www.noticieromilamex.com/intolerancia-religiosa-en-oaxaca/ – 02/03/2015

MÉXICO: VIOLACIONES A LA LIBERTAD RELIGIOSA

Una serie de violaciones serias a la libertad religiosa en Chiapas, se dieron durante el mes de enero, 2015.

El día 8, en el municipio de San Juan Chamula, surgieron tensiones después que evangélicos de la comunidad de Las Ollas rehusaron participar en las festividades de la Virgen de Guadalupe. Fueron golpeados y les cortaron el servicio de electricidad y agua, además de amenazar con impedir la asistencia de los niños a la escuela y de recibir la ayuda otorgada por el gobierno.

El 14 de enero, un grupo de diez protestantes fueron expulsados de la comunidad de Las Florecillas, Mpio San Cristóbal de las Casas, después de cortarles los servicios y ser atacados, encarcelados y amenazados con expulsión si no se convertían al catolicismo. El problema surgió desde 2011, pero los gobiernos municipales y estatales no hicieron nada para proteger los derechos del grupo.

Después, el 20 de enero, un grupo de 47 evangélicos expulsados desde 2012 de la comunidad Buenavista Bahuitz, Mpio Comitán, intentaron regresar, por promesas de parte del gobierno estatal de defender su libertad religiosa (https://www.youtube.com/watch?v=3dnEdHeeKWc) El grupo fue interceptado al llegar al pueblo pueblo el 20 de enero, y les rehusaron la entrada a menos de que regresaran al catolicismo.

El director de Solidaridad Cristiana Mundial, Mervyn Thomas dijo, “Estamos extremadamente desilusionados porque el gobierno de Chiapas no cumplió su promesa de asegurar el regreso seguro de la comunidad evangélica de Buenavista Bahuitz y de proteger su libertad religiosa. Los eventos del 20 de enero, que ocurrieron en medio de violaciones severas y el desplazamiento forzado de minorías religiosas en otros sectores del estado, hacen dudar del supuesto compromiso del gobierno para defender la libertad religiosa y resolver éste y otros 30 casos de violación de libertad religiosa, en el estado de Chiapas. Hacemos un llamado al gobierno del estado a cumplir con sus obligaciones bajo la Ley mexicana e internacional, y urgimos al gobierno federal a intervenir, si el gobierno estatal no puede o no está dispuesto a cumplir su responsabilidad” (CSW, CoC).

http://www.noticieromilamex.com/chiapas-violaciones-a-la-libertad-religiosa/ – 27/02/2015

DEFENSA DE EVANGÉLICOS PERSEGUIDOS EN CHIAPAS, MÉXICO

Pregunta: ¿Cómo y por qué te interesaste en el tema de la intolerancia y persecución contra los evangélicos?

Respuesta: La necesidad estuvo presente desde los hechos más conocidos, que fueron en diversas comunidades de Chamula en los años 80’s. En esos años como parte de la Alianza Juvenil fundada en los Altos de Chiapas en el año 1985, colaboramos dando asistencia a los desplazados y afectados que pasaron a refugiarse en la ciudad de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas. La necesidad de alimentos, ropa, vivienda entre otros, estábamos organizados los jóvenes para ayudar en lo que estuviera a nuestro alcance. Desde esa fecha pudimos convivir con el dolor, la frustración de la falta de atención de las autoridades, la necesidad espiritual y la incertidumbre de lo que pudiera pasar con los afectados en el futuro. Esa necesidad no es diferente en estos tiempos actuales, han cambiado las regiones en Chiapas, las formas de persecución religiosa, pero las necesidades de alimentos, ropa, vivienda así como de la atención espiritual, sigue siendo la misma. Fue de esa manera que iniciamos, y continuamos, con el caminar cercano a los perseguidos y buscando la forma de apoyarles.

P. ¿En la actualidad con cuál organización estás trabajando?

R. La organización en la cual trabajo es la Coordinación de Organizaciones Cristianas y La Voz de Los Mártires; la primera en el tema de la gestión y acompañamiento en la búsqueda de la solución o atención en el conflicto por la persecución religiosa. La segunda en los temas de atención inmediata en el momento del conflicto, espirituales, sociales y proyectos que permitan “rehacer” la vida y continuar independientemente del grado de afectación que hayan sufrido.

P. ¿Cuántos casos de intolerancia/persecución hay contra los evangélicos en Chiapas?

R. Actualmente podemos contar 19 casos documentados (Chilil, Yashtinin, Los Llanos, San Gregorio, La Florecilla, Rosario Bahuitz, La Piedad, Boquerón, Cuauhtémoc Cárdenas, Mariano Matamoros, Unión Juárez, Jose Ma Morelos, Guadalupe Victoria, La Esperanza, San Miguel Chiptic, Altamirano, el Arenal, La Libertad, Linda Vista), aunque los reportes han sido más, acerca de los cuales estamos en proceso de investigación. Hay Varias familias desplazadas y un número mayor a 1,000 evangélicos afectados incluyendo a los niños.

P. ¿Cuáles son los señalamientos contra los evangélicos por parte de sus hostigadores/perseguidores?

R. El principal señalamiento es que son “rebeldes” debido a que, según señalan las autoridades ejidales, no acatan las decisiones de la Asamblea. Sin embargo las asambleas lo que hacen es imponer cargas económicas y en algunos casos, participación en las celebraciones religiosas católicas-tradicionales, que algunos las han convertido como “eventos cívico culturales” para dar justificación a las multas o sanciones a los evangélicos por oponerse a las “decisiones de la Asamblea”. Sin embargo, las autoridades ejidales han contado con el apoyo de autoridades gubernamentales para “asesorarlos” y justificar las sanciones en base a desobediencia de la Asamblea, intentando quitarle el motivo religioso que a todas luces vemos escudados en los llamados “usos y costumbres”.

P. ¿Qué casos consideras los más trágicos y por qué?

R. El más trágico es el caso de Mariano Matamoros, municipiopio de Venustiano Carranza. A las 31 familias que han sido afectadas inicialmente les quitaron todas sus tierras de cultivo en 2012, les robaron los alambrados, los postes y los pocos animales que tenían en esos terrenos. Después de varios intentos de solución, cortaron el agua a tres familias por “rebeldía” y supuestamente por no haber pagado los servicios, situación que se ha comprobado que no ha sido como esus acusadores señalan. Actualmente cuando el tema es abordado por autoridades superiores buscando un arreglo, los ejidatarios escudados en decisiones de la Asamblea, emiten un documento en el que todas las tiendas de la comunidad y los vendedores que llegan de comunidades vecinas, no tienen permitido venderles ni comprarles a los evangélicos, de los contrario serán multados con 5 mil pesos [aproximadamente 330 dólares], esto incluye el uso de transporte público. Los evangélicos siguen viviendo en la comunidad, sin embargo no tienen derechos y están amenazados actualmente de que a finales de mayo serán expulsados y destruidas sus viviendas. Ellos batallan con tener acceso a la educación, a la salud y los beneficios gubernamentales (Programa Procampo, canasta básica, entre otros) están suspendidos para ellos.

P. ¿Cómo evalúas el accionar de las autoridades municipales, estatales y federales en los casos de intolerancia en los que has sido defensor?

R. El Estado laico no ha sido una realidad, los funcionarios manifiestan tres motivos para decidir sobre hacer justicia o promover la impunidad por los delitos cometidos: 1) Siempre orientan sus decisiones y buscan convencer a los afectados, que la mayoría tiene el derecho de decidir y que se debe respetar lo que esa mayoría diga y decida. La cuestión es que los derechos humanos no son cuestión de mayorías, sino derechos que deben ser reconocidos y respetados por todos. 2) Que no son imparciales, siempre se evidencia su creencia católica lo que orienta sus decisiones que muy poco o nada abonará a la atención justa de los afectados, y 3) Que la aplicación de la justicia está sujeta a decisiones políticas, si los funcionarios deciden que se culmine un proceso legal se hace, o de lo contrario, se detiene.

P. ¿Qué debe suceder para que ya no existan casos de persecución en Chiapas?

R. Estado laico, independencia del sistema de aplicación de justicia y la promoción de la tolerancia entre los funcionarios que son responsables de atender estos casos con la intención de evitar que la impunidad siga avanzando. Cuando un caso no es atendido de manera adecuada y justa, los casos de intolerancia seguirán surgiendo tanto en el mismo lugar como en otros lugares cercanos, por la idea de que las actitudes injustas no son castigadas.

P. Algo más que quieras agregar.

R. Si bien es cierto que cuando pensamos en persecución religiosa en México volteamos a ver a Chiapas, existen 14 estados de la República mexicana en la que encontramos condiciones similares. Persecución de diversos tipos y muestras que el Estado laico no es una realidad todavía, funcionarios con altares religiosos en sus oficinas que intimidan a los que buscan justicia bajo un esquema religioso diferente. Tenemos que tomar conciencia. En la medida que la Iglesia evangélica de México y del mundo tome en serio este tipo de problemática, tendremos mayor respaldo para los afectados y se promoverán los cambios necesarios para garantizar la justicia, equidad, respeto y sana convivencia en nuestro país, para tener una vida en paz.

A los perseguidos en algunos casos se les ha privado del agua, luz, drenaje, vivienda, beneficios de programas sociales, educación, salud, gestión, etc. Estamos ante una violación no solo de las leyes mexicanas, sino también, de tratados internacionales, lo que ninguna autoridad u organismos de derechos humanos han hecho público formalmente.

Fuente: http://protestantedigital.com/magacin/36214/la_defensa_de_los_evangelicos_perseguidos_en_chiapas_entrevista_luis_antonio_herrera

QUEMAN UNA IGLESIA EVANGÉLICA EN MÉXICO

La Iglesia Apostólica en la fe en Cristo Jesús del pueblo de Santa Fe de la Laguna, Mpio Quiroga, Michoacán, fue completamente destruida el pasado 10 de mayo.

Una multitud dirigida por Félix Pérez Gaspar y Aristeo Huacuz, interrumpieron el culto dominical, agrediendo física y verbalmente al pastor Ángel Gutiérrez.

A pesar de la petición de calma de los fieles evangélicos, incendiaron el local de culto (una choza) que utilizaban desde hace varios años para los servicios religiosos, y luego con un tractor y mazas destruyeron los cimientos y las paredes del nuevo templo que estaba en construcción.

Aunque no hubo heridos, la violencia fue enorme y originó el llanto asustado de mujeres y niños.

Por si no fuera poco lo ocurrido, las autoridades de la comunidad amenazan con destruir el otro templo evangélico de la comunidad, sin base legal alguna y violando toda idea de libertad religiosa.

DENUNCIA DE LA COC

La Cordinación de Organizaciones Cristianas denuncia que aunque en México existen leyes que en teoría garantizan la Libertad Religiosa (Libertad de Creencia), las evidencias en Michoacán, Chiapas y otros 14 Estados del País no lo reflejan. La Libertad de creencia no es una prioridad para las autoridades de los diversos niveles de Gobierno, y frecuentemente los creyentes e iglesias evangélicos son agredidos.

Los cristianos evangélicos no responden como otros grupos sociales con los que el Gobierno ha batallado con cierres de carreteras, de edificios públicos, y quema de vehículos, lo que por una parte es un testimonio público de su carácter, pero por otro sólo hace que el Gobierno utilice esta buena actitud para despreocuparse de defender sus derechos y de defender la justicia y la Ley.

Fuente: http://protestantedigital.com/internacional/36218/Queman_una_iglesia_evangelica_en_Mexico

LA REVISIÓN REVISADA (1)

Hermanos,

Les compartimos el primer extracto en español del excelente libro titulado “THE REVISION REVIDED” – “LA REVISIÓN REVISADA”

El nuestro deseo que sirva para abrir los ojos a muchos acerca del error derivado de la -errónea- teoría de la Crítica Textual y del corrupto Nuevo Testamento Griego de Wescott y Hort.

—–

LA REVISIÓN REVISADA

TRES ARTÍCULOS

REIMPRESOS EXTRAÍDOS DE LA “REVISIÓN TRIMESTRAL”

I. EL NUEVO TEXTO GRIEGO

II. LA NUEVA VERSIÓN INGLESA

III. LA NUEVA TEORÍA TEXTUAL DE WESTCOTT Y HORT

A LO QUE SE AÑADE UNA

RESPUESTA AL PANFLETO DE BISHOP ELLICOTT

EN DEFENSA DE

LOS REVISORES Y SU NUEVO TEXTO GRIEGO DEL NUEVO TESTAMENTO

INCLUYENDO UNA VINDICACIÓN DE LA LECTURA TRADICIONAL DE

1 TIMOTEO III 16

POR: JOHN WILLIAM BURGON, B.D

DECANO DE CHICHESTER

Hijitos, —guardaos de los ídolos”—1 Juan v 21

Originalmente en Inglés del QUARTERLY REVIEW 1883 Londres, luego de publicaciones Dover. Inc. Nueva York 1971, y de Proyectos Gutenberg, además de colaboración estrecha de la Sociedad Dean Burgon en defensa del Texto Tradicional de las Escrituras

Guatemala, Mayo 2015

Por favor lea atentamente esta nota de la traducción al español:

[NTE] Es Nota Traducción Español, en un esfuerzo para aclarar con la ayuda de nuestro Señor Jesucristo y su Espíritu Santo; algunos dichos, y expresiones de este importante documento. Todo lo que va entre corchetes aunque sin nota NTE a excepción de la numeración, es una traducción que he efectuado de algún idioma sea griego o latín o Francés, Gótico etc. Aparte del griego, el texto que solo estaba en Latín y Francés, expresiones de eruditos y del Autor etc., lo he traducido sin colocarlo en esos idiomas sino solo entre corchetes evitando que este volumen sea muy grande y se hallan algunas de esas palabras en el Índice III así, solamente algunas palabras en Latín he dejado por ser indispensables dentro del texto. He creído pertinente reproducir el texto del Textus Receptus cuando no lo da el Autor o cuando los textos varían. Este libro está todo en negrita y consta de notas al pie, que van aparte no en negrita, y bajo numeraciones, que corresponden a los superíndices que el Autor ha colocado e indican en dicho pie de página bajo cada numeración: la fuente de donde se tomó la evidencia o bien se da una aclaración pertinente. Para que el Lector sepa que un bloque no se ha terminado aunque parezca concluir, debido a estar separado por las notas al pie, he escrito puntos suspensivos… para poder continuar en la siguiente o siguientes páginas después de las notas, sin perder así el hilo de la explicación. Los superíndices se refieren a pergaminos, personas, obras relacionadas etc., hay dos tipos de numeración entre corchetes. Las primeras en romanos, para orientarse en la lectura en la Dedicatoria y el Prefacio. En números cardinales [001], cuando el Autor se refiere a un número de página de este volumen, al que se deberá referirse para algún dato, y no coincide con la numeración digital, pero por retenerse la numeración original del libro impreso sirve para buscar las referencias internas que el Autor hace, toda otra referencia de páginas que no sea de este volumen no lleva corchetes. Faltan algunas numeraciones de página en los originales, por ello aquí tampoco aparecen. Las palabras Griegas y el Gótico las coloqué en formato imagen para evitar que alguno no pueda leerlas por no tener la fuente en su ordenador, dejándolas en línea con el texto, esto me permitió incluir el carácter Griego con una barra en las partes superiores, o sea el “alto rayado,” de las letras para indicar abreviatura como en el Manuscrito original. Cuando dice “el Revisor”, “El Revisor Trimestral” y “El Revisor de la Revisión”, “el actual Revisor”, se refiere a sí mismo y sus artículos. — La letra Hebrea “ ” se pronuncia ÀLEF acentuado en la primera letra. — Bien, ahora solo me resta dar gracias a Jesucristo nuestro SEÑOR Quien me permite que sea aunque solo una leve parte de esta lucha por mantener pura Su Bendita y Poderosa Palabra Viva. Esperando que usted amado Lector pueda aprovechar este pequeño servicio a nuestro común SALVADOR.

¡Aleluya! Diciendo siempre a Su Palabra ¡Amén, Amén y Amén! La oveja Betthy de Mendoza.

Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino”. Salmo 119:105

Contenido:

Clara Introducción” de Scrivener, etc. (1883) [IV]

Dedicatoria [V]

Prefacio [IX]

Artículo I. El Nuevo Texto Griego [001]

Artículo II. La Nueva Versión Inglesa [112]

Artículo III. La Nueva Teoría Textual de

Westcott y Hort [235]

Carta al Bishop Ellicott, en

Respuesta a Su Panfleto. [368]

Apéndice De Códices Sagrados [521]

Índice I, de Textos de la Escritura,

citados, discutidos, o solo mencionados

en este volumen [529]

Índice II, de los Padres [538]

Índice III, Personas, Lugares y Temas [541]

[IV]

Lo que sigue a continuación, es una publicación reciente de la apreciación de SCRIVENER, respecto al sistema de evaluación por medio del cual los Doctores Westcott y Hort han construido su “Texto Griego del Nuevo Testamento” (1881). — Sistema, que el Presidente del Cuerpo Revisor (Obispo Ellicott) ha adoptado totalmente como suyo (Ver en las páginas de abajo), y que lo ha constituido la base de su Defensa para los REVISORES Y SU “Nuevo Texto Griego”.

(1) “Hay poca esperanza que su impuesta estructura sea estable, si sus fundamentos han sido edificados sobre el terreno arenoso de una ingeniosa conjetura. Y debido a que escasamente el mínimo vestigio de evidencia histórica ha sido asumido en apoyo a los puntos de vista de estos consumados Editores, su enseñanza no debe ser recibida como intuitivamente verdadera, ni descartada de nuestra consideración como precaria e incluso visionaria.”

(2) “El sistema del Dr. Hort está enteramente desprovisto de fundamento histórico.”

(3) “Estamos obligados a repetir tan enfáticamente como siempre nuestra fuerte convicción que la hipótesis a la cual él dedicó tantos laboriosos años está privada no solo de fundamento histórico sino de toda probabilidad resultante de las bondades internas del texto cuya adopción entraría en vigor sobre nosotros.”

(4) “‘No podemos dudar’ (dice el Doctor Hort) ‘que San Lucas 23:34 viene de una fuente extraña’ [Sus notas página 68] —“Ni nosotros, por nuestra parte, dudamos (responde el Dr. Scrivener,) que el sistema que conlleva tales consecuencias ya está lastimosamente auto condenado.”

Clara Introducción” de Scrivener, &c. (Edición de 1883): páginas 531, 537, 542, 604.

[V]

Dedicatoria:

EXCELENTÍSIMO HONORABLE VIZCONDE CRANBROOK, G.C.S.I.,

Etc. Etc. Etc.

Mi estimado Lord CRANBROOK,

Permítame la satisfacción de dedicar el presente Volumen a usted; sin quien— (Yo reservo la explicación para otro día) —ésta obra nunca hubiera sido escrita.

No es, (como usted percibirá desde la primera hojeada,) el Tratado el cual algunos años atrás le dije que estaba escribiendo a mano; y el cual, de no ser por la presente dificultad, ya para este tiempo estaría completo. Sin embargo ha crecido a partir de esa otra obra en la manera explicada en el principio de mi Prefacio. Aún más, contiene no pocos ejemplos de la argumentación del trabajo en cuestión, y cuando por fin vea la luz, se descubrirá que está completo.

Mi principal objetivo ha sido derrotar el malicioso atentado, el cual se hizo en 1881 de lanzar sobre esta Iglesia y Monarquía una revisión del Texto Sagrado, la que —aunque fuera recomendada por nombres eminentes— no me convence del todo, y soy capaz de demostrar, que no es confiable de principio a fin.

[VI]

La razón es clara. Fue construida sobre una hipótesis totalmente errónea. Y dedico este Volumen a usted, mi amigo, como un notable de ese cuerpo de personas fieles y piadosas ante cuyo deliberado veredicto; estaré muy deseoso de ver que mi argumento pueda mantenerse de pié o caer, cuando toda la evidencia haya sido presentada y el caso haya sido completamente argumentado.

El Inglés (así como el Griego) de la nueva “Versión Revisada” son lastimosamente los culpables. Es para mí simplemente inentendible como fue que una compañía de eruditos se haya tomado diez años en elaborar tal producción tan insatisfactoria. Su fraseología inculta y sus oraciones irregulares, su pedante incomprensibilidad y su inglés antinatural, contrastan dolorosamente con “los felices giros de expresión, la música y las cadencias, el gusto del ritmo” de nuestra Versión Autorizada. La transición de una a la otra, como el Obispo de Lincoln observa: ‘Es como si se, cambiara un carruaje bien construido y bien suspendido que fácilmente se desliza por una carretera bien pavimentada por uno de malos resortes o que no tiene ninguno, y en el que usted es traqueteado a muerte en zanjas con los huesos doloridos, y sobre las rocas de una recién reparada y escasamente recorrida carretera. ’Pero la Versión Revisada es inexacta también; contiene errores de erudición, en innumerables lugares.

Es, sin embargo, la sistemática depravación del griego subyacente el cual tan gravemente me ofende. Porque esto no es nada más que un envenenamiento del Río de Vida y su Fuente Sagrada. Nuestros Revisores (con las mejores y más puras intenciones no cabe duda) son culpables de haber rechazado deliberadamente las palabras de

[VII]

Inspiración en cada página, y de haberlas substituido por lecturas fabricadas las cuales la iglesia desde hace tiempo se ha negado a reconocer, o bien las ha rechazado, con aborrecimiento, lecturas que sobreviven en esta época solo en un pequeño puñado de documentos de la más depravada clase.

Como Críticos, ellos tenían abundante advertencia. Doce años antes (1871) apareció un volumen sobre “los últimos doce versos del Evangelio según San Marcos,”— que tuvo como objeto el vindicar aquellos Versos en contra de ciertos críticos con discrepancias, y de establecerlos como ciertos por medio de un exhaustivo proceso argumentativo con pruebas. Hasta este momento, por una razón obvia, no se ha intentado dar ninguna respuesta a dicho volumen. Y sin embargo, al final de los diez años (1881), —no solo en la Versión inglesa Revisada sino también en el griego que le sirve de base, (el cual por lo menos es indefendible,)— se ve que los Revisores retiraron esos doce preciosos versos de su contexto, argumentando que no es parte del Evangelio genuino. Tal deliberada preferencia de partir de la noción verdadera y genuina a una obstinada necedad sostenida a pesar de saberse que es irrazonable y errónea, es el deseo voluntario de adoptar una expresión incoherente en lugar de la correcta expresión. Eso en ninguna forma se ha calculado que se gane la buena voluntad de nadie ni que conceda ningún favor, o que logre el respeto de alguno. Los Revisores de hecho han sido los engañados por un ingenioso filósofo, concerniente a cuyos extraordinarios puntos de vista le invito a que lea lo que el Dr. Scrivener recientemente ha publicado. Las palabras de un famoso escritor (quien es un reconocido líder en la Crítica literaria) se hallarán al principio de nuestra presente Dedicación.

Si, por lo tanto, cualquiera se queja que yo algunas veces golpeo a mis oponentes realmente fuerte, termino diciendo que “para todo

[VIII]

hay una razón, y un tiempo para cada propósito debajo del sol”; “un tiempo para abrazar, y un tiempo para dejar de abrazar”; un tiempo para hablar suavemente, y un tiempo para hablar duramente. Y cuando las palabras de Inspiración están en peligro, como ahora lo están, es imposible para alguien que está determinado a preservar efectivamente en su integridad el Depósito, el golpear muy directo o muy duro, Al manejar ciertos dichos recientes de Ellicott, yo consideré concienzudamente que era con el “Critico textual”— no con el sucesor de los apóstoles, —con quien yo tenía que tratar.

Y por lo tanto le encomiendo a su indulgencia: mi volumen como el fruto de muchos años de incesante trabajo sin descanso, solicitándole que usted lo reciba como una prenda de mi sincero respeto y admiración; y deseando ser recordado, mi amado Lord CRANBROOK, como su

Agradecido y afectuoso

amigo y siervo.

JOHN W. BURGON.

Decanatura de CHICHESTER

Día de todos los santos 1883

[IX]

PREFACIO.

Los siguientes tres Artículos tomados de la “REVISIÓN TRIMESTRAL” —(tomados de la publicación de Mayo 17 1881 de la “Revisión” de nuestra “Versión Autorizada del Nuevo Testamento,”)— aparecen en su forma presente se acuerdo a la cantidad de continuas solicitudes para que fuesen publicadas separadamente, lo cual hubiese sido tanto irrazonable como falto de cortesía el desatender. Yo no estaba preparado para esto. —Mientras carta tras carta va llegando a mis manos— me han ocasionado unos sentimientos mezclados, ha revivido todo mi original disgusto y pesar. Pues aunque no puedo menos que sentirme satisfecho, como estoy, por la acogida que mis trabajos han tenido, —(y solo el Autor de mi vida sabe qué cantidad de anteriores trabajos forzados me ha ocasionado el publicar las siguientes páginas,)— Sin embargo lamento más profundamente de lo que soy capaz de expresar, la injusticia que se ha hecho a la causa de la Verdad al manipular el asunto en esta forma fragmentada, y mostrando la evidencia de lo que es más ciertamente verdadero, en una forma tan incompleta. Tratado sistemático es una condición indispensable para asegurarse una cordial aquiescencia hacia el punto por el cual principalmente contiendo. La credibilidad del argumento reposa enteramente en el carácter acumulativo de la prueba. Requiere ser demostrado por medio de la inducción a partir de una gran cantidad de ejemplos particulares, así como por la compleja exhibición de muchas líneas convergentes de evidencia, y no solo por el testimonio de un pequeño grupo de documentos, o en vez, de un manuscrito en particular, —(es decir,

[X]

el Códice Vaticano Códice B, el cual por alguna razón inexplicable, es ahora tratado con supersticiosa deferencia,)— eso es lo contrario a lo confiable. De hecho nada sino un considerable Tratado será el que venga a romper definitivamente ese yugo de hierro de tiranía el cual el excelente Obispo de Gloucester y Bristol y sus colegas han colocado en sus cuellos, y que ahora están imponiendo a todos los angloparlantes. En breve, si yo no estuviera, por otra parte plenamente convencido de lo fuerte de mi posición, —(y yo sé que es completamente inexpugnable),— aún más, si por otra parte, no tuviera completa confianza en el buen sentido práctico y la equidad de la mente Británica,— no me hubiese expuesto ante el público en la forma desorganizada la cual solo es posible en las páginas del “Trimestral”. Hubiera esperado, soportando todos los infortunios, hasta que hubiese completado “mi libro”.

Pero entonces, el atraso hubiese sido fatal. He visto claramente que a menos que un golpe agudo sea dado inmediatamente, la Fortaleza estará en manos enemigas, supe también que era posible condensar en 60 ó 70 páginas impresas en forma muy junta, aquello que demostraba más lógicamente lo fatal de la “Revisión.” Así que me puse a trabajar y durante esos largos días de verano de 1881 (Junio a Septiembre) en los que elaboré la mayor parte de estos tres artículos. Cuando el número de Octubre de la “REVISIÓN TRIMESTRAL” apareció, me consolé con la secreta percepción de que ya había impreso suficiente hasta esta fecha, para asegurar el último rechazo de la “Revisión” de 1881, incluso si mi vida repentinamente llegara a su final. Yo sabía que el “Nuevo Texto Griego,” (y por consiguiente la “Nueva Versión Inglesa”),

[XI]

había recibido su golpe mortal. Por unos pocos años hubiera acarreando una existencia mutilada; furiosamente defendida por algunos, —tímidamente implorada por otros. Pero tales esfuerzos no serían beneficiosos. Sus días ya estaban contados. El efecto de mucha y aún más investigación erudita,— de un más elaborado y más extendido cuestionamiento, —deberá hacerse para convencer a la humanidad más y aún más completamente que los principios en los que fue construido son radicalmente malsanos. Al final, cuando se haya enfriado el partidismo, y la pasión se haya evaporado, y el prejuicio haya dejado de encontrar auditorio, la “Revisión” de 1881 deberá ser universalmente tenida como— lo que en verdad es,— la más sorprendente, así como el más calamitoso error literario de la Época.

I. Yo señalé que el “NUEVO TEXTO GRIEGO,”— el cual, en desafío de sus instrucciones,1 los Revisionistas de “la Versión Inglesa Autorizada” fueron tan mal aconsejados como para pasar diez años en elaborar, — fue un trabajo que dio como fruto una obra nada confiable: estuvo lleno de los más graves errores de principio a fin: fue construido basándose en una Teoría completamente equivocada. Aprovechándome de la confesión publicada por uno de los Revisionistas,2 expliqué la naturaleza de la calamidad que había recaído sobre la Revisión. —Le seguí la pista al daño efectuado hasta dar con sus reales y verdaderos autores,— los Doctores, Westcott y Hort, quienes entregaron en las manos de todos y cada uno de los

[XII]

miembros del cuerpo de revisores3 bajo estricto secretismo, una copia del texto que aún no habían publicado de su Nuevo Testamento Griego (el cual es el más viciado que existe). Señalé clara y cuidadosamente el hecho que los Revisores sin costumbre ni familiarización de uso de la delicada y difícil ciencia de Crítica Textual, en una hora maléfica, se habían rendido al consejo y orientación del Dr. Hort: hubieran preferido ser aconsejados por el canónico Scrivener, (un guía mucho más fidedigno): y señalé que el trabajo ante el público fue del más miserable, —pero inevitable— resultado. Todo esto lo expliqué en el número de Octubre de la “Revisión Trimestral de 1881.4

II. Habiendo por lo tanto demostrando la inutilidad del “Nuevo Texto Griego” de los Revisionistas, consideré que había destruido la clave de su posición. Y así necesariamente lo hice: porque si el Texto Griego que sirve de base es equivocado. ¿Qué más que incorrecta será la traducción

—–

1. Cualquiera que desee ver aclarada esta acusación, es invitado a leer desde la página donde están las Pruebas de que los Revisores escandalosamente han excedido las Instrucciones que ellos recibieron de parte de la Convocación de la Provincia del Sur. Y todo lo que sigue.

2. EL Dr. NEWTH

3. Páginas 24-9: 97, etc.

4. Vea abajo Páginas [001] a [110]

inglesa? Pero al examinar la tal llamada “Revisión de la Versión Autorizada Inglesa,” rápidamente efectué un descubrimiento adicional, el cual en la versión Inglesa Revisada en sí misma sería intolerable, incluso si se dejara en paz el Griego. Porque en primer lugar, para mi sorpresa y molestia, demostró que lo que se intentaba hacer era una Nueva Traducción (en lugar de una Revisión de la Antigua) Notablemente dolorosas fueron las muestras que me llegaron de todos los sectores respecto a que los Revisionistas habían estado muy ansiosos no tanto de corregir los “llanos y claros errores” —sino de introducir tantos cambios en el inglés de las Escrituras del Nuevo Testamento como convenientemente pudieran5. Hubo una nerviosa impaciencia por el trabajo admirable delante de ellos, y una extraña incapacidad

[XIII]

de apreciar sus multiformes excelencias:— una imaginación singular de parte de la promiscua Compañía que se reunió en la JERUSALEM CHAMBER [NTE Cámara Jerusalem] que se sintieron “competentes” para mejorar la Versión Autorizada en cada parte, y con un inexplicable olvido total de la fundamental condición bajo la cual la tarea de la Revisión fue tomada por ellos, y era que: deberían abstenerse de todos los cambios, haciendo solo aquellos que fueran los “absolutamente necesarios”: Esto demostró ser solo parte de la ofensa que cometieron los Revisionistas. Se halló que ellos se equivocaron empleando una erudición defectuosa a tal extensión, y con tal frecuencia, la cual a mí me es simplemente inexplicable. Por lo tanto, me propuse como tarea demostrar todo esto en un segundo Artículo el cual apareció en el siguiente número de la “REVISIÓN TRIMESTRAL” que se intituló “La Nueva Traducción Inglesa”6

—–

5. Esto se hallará más completamente explicado desde la página [127] a la [130]: y en las páginas [154] a [164]: También en las páginas [400 a 403]. Vea también las citas de la página [112] y [368].

6. Vea abajo las páginas [113] a [232].

III. Por consiguiente, se creó el pretexto en muchos lugares, (pero solo por parte de los Revisionistas y sus amigos,) diciendo que todo mi trabajo hasta ahora había sido en vano, porque yo había omitido demostrar que no eran correctos los principios en los cuales este “Nuevo Texto Griego” estaba fundado. Realmente me agradó que se había dicho ya suficiente para poder establecer de forma lógicamente cierta que la “Teoría Textual” en la cual se estaban basando debería ser inútil. Pero yo no me atuve a atesorar esta convicción en silencio. Me era lanzada la acusación una y otra vez de que yo no había contendido contra los “argumentos” de los Drs. Westcott y Hort. Se me preguntaba que “En lugar de condenar su Texto, ¿Por qué usted no demostró la falsedad de la Teoría de ellos?” Burlonamente se me insinuaba que bien sabía yo no debería estar “cruzando espadas” con los dos Maestros de Cambridge.

[XIV]

Esto me redujo a la necesidad de ya sea dejarlo a que se dedujera a partir de mi silencio que yo había visto que los “argumentos” de los Doctores Westcott y Hort eran irrefutables; o de lo contrario de salir al frente con su libro en mi mano, y demostrarles que en sus solemnes páginas un lector atento se halla tropezando con nada más que suposiciones sin fundamentos: que su (así llamada) “Teoría” es en realidad nada más que un débil esfuerzo de la imaginación: que el tejido que estos consumados eruditos han tardado treinta años en elaborar, al ser inspeccionado demuestra ser tan insustancial e inservible como cualquier telaraña.

En consecuencia, me resolví tomar la empresa de exponer esto, un tanto en detalle (en el tercer Artículo, el cual apareció en la “REVISIÓN TRIMESTRAL” de Abril de 1882), EL ABSOLUTO ABSURDO, —(yo empleo la palabra intencionalmente)— de “LA NUEVA TEORÍA TEXTUAL DE WESTCOTT Y HORT;7 y ahora respetuosamente les entrego esas 130 páginas para que sean vistas por los atentos y francos e imparciales lectores. Pues sería infundado querer convencer a otros. Nos queda claro en base al Testimonio de alguien (del Dr. Westcott) que “aquél

—–

7. Vea abajo las páginas [235] a [266].

quien por mucho tiempo ha reflexionado en un orden secuencial de ideas de Razonamiento, se vuelve incapaz de detectar sus puntos débiles.”8 Aún un más extraño fenómeno es, que aquellos quienes una vez se han comprometido con una Teoría errónea, parecen ser incapaces de abrir sus ojos a lo poco fiable de la estructura base que han erguido, aunque ésta se desplome ante sus ojos, como una casa de naipes de un niño, —y se presente ante todos los ojos, menos ante los de ellos, con la apariencia de una ruina informe.

—–

8. Evangelio de Resurrección, viii.

[XV]

§ 1. Dos años enteros han transcurrido desde la publicación del primero de estos Ensayos; y mi Censura —por las mejores razones— permanece sin ser respondida. Ciertamente se ha asegurado al público, (en el curso de algunas observaciones histéricas por parte del CANON FARRAR9), que el ‘Revisor Trimestral’ puede ser refutado tan plenamente como se desee, tan pronto como cualquier docto tenga el tiempo extra para responderle.” El ‘Revisor Trimestral’ puede darse el lujo de esperar, —si los Revisionistas pueden. Pero se les recuerda que eso no es responderle a alguien que ha demolido la “Teoría” de su maestro. Eso que los alumnos se mantengan reproduciendo fragmentos de ello; y por sus errores y exageraciones se vuelvan ridículos tanto ellos como el mismo maestro.

—–

9. La referencia se hace a una vulgar efusión de palabras publicada en la “”Revista Contemporánea”” de Marzo 1882: en la cual principalmente aparece que el Canon (ahora Archidiácono) Ferrar es incapaz de perdonar a San Marcos por haber escrito el 16avo verso de su capítulo concluyente. El Venerable escritor se halla en consecuencia denunciando para siempre esos “últimos doce versos”. En Marzo de 1882, (pretendiendo efectuar una revisión de mis artículos en el “TRIMESTRAL”,) él dice: —“A pesar del Ensayo de Dean Burgon respecto al asunto, las mentes de los eruditos se mantienen lo suficientemente inalteradas y resueltas en cuanto a tales cuestiones como la falta de autenticidad de los últimos versos de San Marcos.” (Revista Contemporánea, volumen XLI. página 365.) Y en la subsecuente del mes de octubre, —“Si, entre los resultados positivos, alguna persona pudiera establecer tales hechos como que… Marcos 16: 9-20 no formaba parte del autógrafo original apostólico… Esa persona, digo yo quien debiera enumerar estos puntos como estando fuera del alcance de una disputa seria… estaría expresando los puntos de vista los cuales se han dado por irrefutables por la amplia mayoría de tales críticos recientes quienes han aclarado cualquier aseveración que merezca la seria atención” [Expositor, Página 173.]

No está de más decirle al Venerable escritor que se recuerde que los asuntos críticos, no deben ser despachados por un lenguaje tal como el anterior y siguiente, pues con ello ni siquiera son tocados. Uno se sorprende por tener que decirle a un “amigo del Colegio Trinitario, de Cambridge”, tan obvia verdad como esa la cual por tales escritos él se sale con un acuerdo previo al proclamar que su mente “está suficientemente resuelta” respecto a que el final del evangelio de San Marcos no es auténtico, él afirma que no admite argumento y eso lo hace incapaz de continuar el argumento. Es una mera pérdida del tiempo querer razonar con un desafortunado que anuncia que está fuera del alcance de la convicción.

[XVI]

§ 2. Por consiguiente, un escritor del Trimestral de la Iglesia para Enero 1882, (cuyo conocimiento del asunto se deriva enteramente de lo que el Dr. Hort le enseñó,)— evidentemente teniendo mucho conocimiento del primero de mis tres artículos en el Trimestral,—solemnemente informa al público que “no tiene sentido hacer el desfile de tan grande grupo de venerables testigos,” (dando a entender los innumerables escritos de Padres del III, IV y V siglos los que se citan abajo en las páginas [42]-[44]: [80]-[81[:[84]: [133]: [202]-[203]: [359]-[360]: [421]: [423]: [486]-[490]:)—“porque no tienen nada que decir que merezca ser escuchado ni por un momento.10— ¡Qué lástima es esto, (que estando allí), ese erudito caballero no saliera explicando que la luna está hecha de queso verde!

§ 3. El Doctor SANDAY,11 en un espíritu afín, habla como si fuera su propia opinión, diciendo que “la cosa” que me falta “es el entendimiento de la condición central del problema” — que yo no “parezco tener ni la menor idea de los principios de Genealogía” que “estoy perdido en el mar” y—que mis “pesadas baterías se descargan al azar.” — y una gran cantidad más de la misma manera. Le doy la bienvenida al erudito Profesor para que piense tales cosas de mí, si eso es lo que le agrada ?? ??????? ?????????? [NTE Esta expresión griega es: “Por tanto piensen caballeros”]

§ 4. En el final del año, un Revisor de un calibre bastante diferente hizo su aparición en el número de Enero (1883) de la Revista Trimestral de la Iglesia: a cambio de aquellos que no me alientan estimando el valor de mi trabajo,

—–

Si a alguien le interesa saber lo que la enseñanza que el escritor del “Trimestral de la Iglesia” estaba intentando reproducir, le invito a leer desde la página 296 a la 300 de este volumen,

10. Número XXVIII, página 436.

11. Revisión Contemporánea. (Diciembre 1881), —página 985 al final.

[XVII]

gustosamente yo reconozco mi convicción de que si éste hombre seriamente aplica su poderosa y exacta mentalidad al departamento de Critica Textual, probablemente producirá un trabajo que ayudará materialmente a establecer en una base científica, el estudio en el cual él toma tan inteligente interés. Pero entonces, él es invitado a aceptar la amigable seguridad que es la indispensable condición de éxito en este departamento, que un hombre le dé al asunto, (el cual es muy intricado y abunda en problemas inexplorados) su indivisible atención por un extenso período de tiempo. Yo confío que no hay nada irrazonable en la sugerencia de que alguien que no ha hecho esto, sea muy circunspecto cuando se sienta a juzgar a un vecino suyo quien, por muchos, muchos años en el pasado, se ha entregado a la Crítica Textual a tiempo completo; —juzgando a alguien quien libremente ha sacrificado su salud, su comodidad, relajamiento, incluso el descanso necesario, para lograr un solo objetivo;— ha convertido en su arduo trabajo el adquirir tal maestría independiente respecto al asunto que lo pueda calificar para salir con éxito de la batalla de la letra de la PALABRA DE DIOS que está en peligro. Sin embargo mi amigo piensa de manera diferente, él dice de mí—

‘En su primer Artículo había algo divertido en la simplicidad con el Testamento Griego de Lloyd, cuando lo puso como el final Estándar de apelación (el cual es solo una pequeña y conveniente edición de la edición Oxford de clase ordinaria). Ello recordaba nuestra recolección del sarcasmo de BENTLEY respecto al texto de Esteban, el cual ‘su docto WHITBUS’ toma por el sagrado original en cada sílaba.’ (P. 354.)

§ 5. Al referirse al pasaje en donde mi “simplicidad” le ha permitido un tanto de diversión a un amigo cuya brillante conversación siempre ha sido mi deleite, Yo leo lo siguiente,—

[XVIII]

“Se ha descubierto que en 111 (de entre 320) páginas de una copia del Testamento Griego de Lloyd, en el cual solamente estos cinco manuscritos están disponibles colectivamente para comparación con los Evangelios, —las serias desviaciones aberrantes de A en relación al Textus Receptus llegan en suma a solo 842; en donde en C llegan a sumar 1798: en B, son 2370: en ? las diferencias son 3392: en D, son 4697. Las lecturas que son características de A dentro de los mismos límites son 133: aquellas que caracterizan a C son 170. Pero aquellas de B suman 197: mientras que ? suman 443: y las lecturas características de D (dentro de los mismos límites), no son menos que 1829… Nosotros proponemos que estos datos no han sido totalmente calculados para inspirar confianza en los códices B, ?, C, D.”12

§ 6. Pero ahora (permítanme preguntar) ¿Será aparente a partir de esto, que yo “he sacado el Nuevo Testamento Griego de Lloyd como el final Estándar de apelación”? La verdad, que, para exhibir claramente sus respectivas divergencias, es que yo me he referido a cinco famosos Códices (A B ? C D) —estando seguro que éstos han tornado la mente de los Críticos de la nueva escuela— hacia una y la misma presentación conocida del comúnmente Texto Recibido del Nuevo Testamento: pero al hacer eso de ninguna forma he asumido la pureza Textual de ese Estándar común. Dicho en otras palabras, Yo no lo he convertido en “el Estándar final de Apelación.” Todos los Críticos, —en dondequiera que estén,— siempre, han comparado otros textos con el Texto Recibido común: pero solamente como el más conveniente estándar de Comparación; nunca, como el absoluto estándar de Excelencia.

—–

12. Q. R. (No. 304,) página 313 —El pasaje al que nos referimos se hallará abajo (en la página 14) — levemente modificado, para protegerme a mí mismo en contra del riesgo de futuras malas interpretaciones. Mi Revisor se refiere a los cuatro otros lugares. El hallará que mi único objetivo es el de demostrarles que los códices A B ? C D que rinden divergentes testimonios; y por lo tanto, tan habitualmente se contradicen uno al otro, tan efectivamente como para invalidar su propia evidencia en su totalidad. Esto nunca antes se ha demostrado. Solo puede ser demostrado, de hecho, por alguien quien laboriosamente ha cotejado comparativamente los códices en cuestión, y los ha sujetado al duro y afanoso resultado de tabulación.

[XIX]

El resultado del experimento ya referido, —(Yo debo decir, que fue un experimento extremadamente arduo,)— se efectuó, para demostrar que los cinco Manuscritos en cuestión se diferencian el uno del otro en las siguientes proporciones: —

842 (A): 1798 (C): 2370 (B): 3392 (?): 4697 (D).

Pero ¿Será que no se hubiera obtenido el mismo resultado si los “cinco unciales antiguos” hubieran tomado como referencia de comparación a cualquier otro estándar que pueda ser nombrado? Mientras tanto, ¿Qué más es la inevitable inferencia de este fenómeno si no que: cuatro de cinco deben ser —mientras que todos los cinco pueden ser— documentos vergonzosamente distorsionados; en lugar de ser aptos para ser constituidos como nuestras guías exclusivas a la Verdad de las Escrituras, — como los Críticos de la Escuela de Tischendorf y Tregelles nos hubieran hecho creer que son?

§ 7. Yo cité un libro el cual se halla en las manos de todo muchacho estudiante, (el “Nuevo Testamento Griego de Lloyd,”) lo hice solo para facilitar la referencia, y para asegurarme de que mis enunciados fuesen entendidos inmediatamente por las personas menos eruditas o menos doctas, las que tendrían acceso a la “Revista Trimestral” Yo supuse que cada maestro estaba consciente de que el Obispo Lloyd (1827) admite reproducir el texto de MILL; y que MILL (1707) reproduce el texto de Stephens;13 y que Stephens (1550) muestra con suficiente exactitud el Texto Tradicional, —el cual es reconocido desde

—–

13. “En sus manos damos el Nuevo Testamento mismo, sin duda, tiene la misma lengua en relación con la Editorial Milán.” —son las muy bien conocidas palabras de apertura del: “MONITUM” puestas como prefacio al Nuevo Testamento de LLOYD— y de MILL, según Scrivener, [Introducción, página 399,] “solo intentan reproducir el Texto de Stephens de 1550, aunque en algunos lugares se aparta del mismo, ya sea por accidente o por designio.” Resulta que tales lugares llegan a ser veintinueve. [NTE “MONIUM” significa una amonestación o advertencia seria.]

[XX]

por lo menos 1530 años.14 Ahora, si una tolerable aproximación del texto de fecha 350 D.C. no puede ser aceptado como una norma de Comparación, — ¿Será que el escritor de la Revista Trimestral de la Iglesia, puede ser tan amable en informarnos cual presentación del Texto sagrado puede serlo?

§ 8. Falta considerar un panfleto del Obispo de GLOUCESTER Y BRISTOL,15 el cual apareció en Abril de 1882. Este fue escrito expresamente en defensa de los Revisores y de su Nuevo Texto Griego, ésta exposición muestra una remota asociación con el asunto que ahora se discute, para lo cual yo estaba poco preparado. Puesto que, independiente de ello, es producto del presidente del cuerpo de Revisionistas, e indica ser una respuesta a mis dos Artículos iniciales, yo le he conferido una rápida respuesta que se extiende a ciento cincuenta páginas.16 Por consiguiente, seré muy breve concerniente a este punto en este lugar.

§ 9. El respetado escritor no hace nada más que reproducir la teoría de Westcott y Hort en las palabras de Westcott y Hort. Él no contribuye con nada de su parte. La singular impropiedad de estilo la cual ocupa su queja de que el “Revisor Trimestral” “Censura su texto (de Westcott y Hort),” pero que no ha intentado un serio examen de los argumentos los cuales ellos alegan en su favor,” Todo lo he tratado suficientemente en otras partes.17

[XXI]

El resto del argumento de Ellicott puede ser resumido en dos propuestas: —La primera, (I.) Que si los Revisores se equivocan en su “Nuevo Texto Griego” entonces (no solo Westcott y Hort, sino también) Lachmann, Tischendorf y Tregelles deben estar equivocados por igual,— observación que yo digo que es incontrovertible e imposible de negar. — La otra.

—–

14. Vea abajo las siguientes páginas [257] a [258]: También la página [390].

15. Los Revisores y el Texto Griego del Nuevo Testamento, & c. — MACMILLAN, página 79

16. Vea abajo las páginas 369 a 520.

17. Páginas [371] a [372]

posición del Obispo también es innegable: Es decir: (II.) Que para poder ejecutar un juicio justo de los documentos antiguos, éstos deben ser cuidadosamente estudiados, y atentamente comparados, y probados por más de un proceso científico que la mera burda comparación con el Textus Receptus.18… Por lo tanto, por ambas partes me hallo en unísono con el Obispo Ellicott.

§ 10. Y sin embargo, —como demuestran las últimas 150 páginas del presente volumen,— tengo la desdicha de hallarme en desacuerdo con el erudito escritor en casi cada detalle que él propone para discusión. Por lo cual,

§ 11. En la página 64 de su panfleto, él se aferra resueltamente a su posición respecto al famoso problema de si se deberá leer la palabra “DIOS” o la palabra “Quien” en 1 Timoteo 3:16. Porque yo he mantenido la lectura previa en ocho páginas. Pero él contiende diciendo que la lectura alternativa posterior es la que debe usarse (La que sostengo es: 1 Timoteo 3:16. “Indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: DIOS fue manifestado en carne, justificado en el Espíritu, visto de los ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo, recibido arriba en gloria.” La alternativa es: “Indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: QUIEN fue manifestado en carne, justificado en el Espíritu, visto de los ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo, recibido arriba en gloria.”) Él contiende con un tanto de amargura doce veces.19 En consecuencia, he tenido que esforzarme por escribir una “DISERTACIÓN” de sesenta y seis páginas respecto a este importante asunto,20 —la preparación de la cual (¿Será que se me permite decir esto de paso?) me ha ocupado profundamente por seis meses,21 y me ha cansado hasta el límite severamente. Por ello, el único punto el cual el Obispo Ellicott ha condescendido en discutir argumentativamente conmigo, se hallará ocupando la mitad de mi carta de respuesta a él.

—–

18. Panfleto, páginas 77: 39, 40,41.

19. Vea abajo la página [425].

20. Páginas [424]- [501]

21. Desde Enero hasta Junio 1883.

[XXII]

La “Disertación” a la que me refiero, la entrego con humilde confianza al criterio de los británicos doctos. No precisa tener estudios para entender el caso. Y solicito especialmente a aquellos quienes particularmente van a estar luchando por encontrar respuesta a esta pregunta, que recuerden, —(1) Que el lugar de la Escritura en discusión (Es decir 1 Timoteo 3:16) fue seleccionada deliberadamente para constituirse en un pulso de fuerzas con Ellicott: (Yo no hubiera seleccionado ese texto):— (2) Que por consiguiente, en el asunto de la contienda a quien él por sí mismo se ha invitado, tenemos respectivamente en juego nuestra reputación crítica. La discusión muestra muy claramente nuestros dos métodos, —el suyo y el mío; y “es de mucha importancia como ejemplo,” “ilustrando de forma sorprendente” nuestros respectivos puntos de vista.— como Ellicott mismo ha tenido el cuidado de recordarle a sus lectores.22

§ 12. A la persona que esté deseosa de tomar un estudio general de esta pregunta, la invito a leer desde la página 485 hasta la 496 del presente volumen. Para comprender el caso completamente, dicha persona debe sujetarse a iniciar desde la página [424] y leer hasta la página [501].

§ 13. Una persona atenta que se tome la molestia de hacer esto, será apta para dejar a un lado el libro y preguntar, —“¿Pero no es acaso muy notable que solo cinco de las Versiones antiguas estuvieran en favor de la lectura alternativa: “cual,” (?????????; ? ?????????,) en lugar de “DIOS” (????)?”

[XXIII]

—“Sí, es muy notable,” respondo, “Porque aunque el Antiguo Latín y las dos versiones Egipcias se observa que están constantemente actuando en el error, raramente hallan aliados en el texto Peschito y Etíope. Por otra parte, ustedes deben recordar que además de las VERSIONES, los PADRES deben ser consultados también: mientras que más importante que ambos está el testimonio de las COPIAS. Ahora bien, los testigos combinados que

—–

22. Panfleto, página 76.

expresan la palabra “DIOS” (????),— son tan múltiples, tan respetables, tan variados, tan inequívocos,— en cuanto a las Copias y los Padres (además de tres de las Versiones) el testimonio es simplemente abrumador. Se convierte en innegable que la verdadera lectura debe ser la palabra: DIOS, que es la palabra que está más respaldada de quedar en ese lugar.”

§ 14. Sin embargo, cuando uno como Tischendorf o Tregelles, —Hort o Ellicott,— me quieren derribar recordándome que media docena de las Versiones más antiguas están en mi contra, —“Ese argumento” (Yo respondo) “no es permitido en sus labios.” Porque si el unificado testimonio de cinco de todas las Versiones pueden realmente ser según su criterio, las decisivas,— ¿Entonces por qué niegan la autenticidad de los últimos Doce Versos del Evangelio de San Marcos, los cuales son reconocidos por cada una de las Versiones? Aquellos Versos además se hallan demostrados como auténticos por cada Copia conocida, excepto por dos de mala reputación; por un poderoso coro de Padres que los citan; por la persistente Tradición de la Iglesia universal. Primero quítenle su marca de sospecha a Marcos 16:20, y luego retornen a mí para que discutamos juntos cómo 1 Timoteo 3:16 debe leerse. Y sin embargo, cuando regresen, no deberá ser para abogar en favor de que se lee la palabra ‘Quien’ (??), en lugar de la palabra ‘DIOS’ (????). Porque recuerde que no es ‘quien’ (??), sino ‘el cual’ (?) lo que se halla en la lectura abogada por aquellas cinco antiguas Versiones.”… Dicho en otras palabras, —la lectura de 1 Timoteo 3:16, la cual los Revisionistas han adoptado, tiene (como lo demuestro desde la página [428] a [501]) la más débil autentificación de todas; además de estar condenada por las consideraciones internas y por la Tradición universal de la Iglesia del Este.

[XXIV]

§ 15. Yo prosigo, después de preguntar modestamente, —¿Será mucho esperar, (¡No deseo más recompensa por mi labor!) que no oigamos más de eso de sustituir la palabra ‘Quien’ en lugar de la palabra ‘DIOS’ en el texto de 1 Timoteo 3:16? No podemos seguir disputando eternamente: y seguramente, hasta que los hombres sean capaces de presentar alguna evidencia más persuasiva de la que ha salido a luz en apoyo del “misterio de la piedad, quien” (?? ??? ???????? ?????????: ??), todos los que buscan la Verdad con sinceridad están obligados a aceptar esa lectura, la cual se ha demostrado con mucho ser la mejor atestiguada. Suficiente, sin embargo, en este asunto.

§ 16. Fue dicho justo ahora, que yo cordialmente estoy en concierto con el Obispo Ellicott en la Segunda de sus dos propuestas, —Es decir. Que “No se puede pasar un juicio imparcial a los documentos antiguos hasta que sean cuidadosamente estudiados, y comparados muy cercanamente uno con el otro, y probados por más de un proceso científico y no solo la burda comparación con el “Textus Receptus.” Yo deseo agregar unas cuantas palabras más a este asunto: lo más breve, debido a que lo que estoy por decir será tan aplicable a mi Revisionista en el “Trimestral de la Iglesia” así como para el Obispo Ellicott. Ambos han malinterpretado este asunto, y exactamente de la misma forma. En donde tan logrados Eruditos se han equivocado, ¿Qué sorpresa entonces sería si los lectores comunes y corrientes se hallan lejos del tema que se debate?

§ 17. En la Critica Textual entonces, no puede nunca ser de uso frecuente “la comparación burda.” Por otra parte, la exacta Comparación de los documentos ya sean antiguos o modernos con

[XXV]

el Texto recibido, es la base fundamental de toda la Crítica científica. Yo empleo el Texto, —(como MILL, BENTLEY, WETSTEIN; GRIESBACH, MATTHÆI, SCHOLZ; TISCHENDORF, TREGELLES, y SCRIVENER lo emplearon antes que yo,)— no como el criterio de Excelencia, sino solo como un Estándar de Comparación. Todo esto se hallará plenamente explicado abajo, desde la página [383] a la [391]. En cualquier momento que me halle juzgando la autenticidad de cualquier lectura en particular, yo insisto en traerla, no importando en donde se halle la evidencia de su existencia, —ya sea en Justino el Mártir e Irineo, por una parte; o en STEPHENS y ELZEVIR, por la otra; —es decir incluso la prueba de la Antigüedad Católica. Pero que quede claro, que cuando nos referimos a la antigüedad católica, jamás nos referimos a las doctrinas católicas, sino solamente al hecho que: los Padres Católicos antiguos, en un momento determinado de la historia, mencionan un texto específico de tal o cual manera; lo cual indica la existencia de dicho texto en esa época. Sirven entonces como marcadores, para hacer ver que si ellos leyeron ese texto de esa forma, aunque lo comentaran en cualquier modo, lo importante es que indica que ese texto existía ya en el tiempo en el que lo comentaron. Por lógica nadie comenta textos que no sabe que existen. Entonces continuando, —si un testigo está en completo acuerdo, o muy cercano al acuerdo, ya sea a favor o en contra de cualquier lectura dada, yo lo sostengo como decisivo. No me sujetaré a ningún otro sistema de arbitraje. Declino reconocer otro criterio de la Verdad.

§ 18. Lo que me obliga a repetir esto tan a menudo, es la impaciente autosuficiencia de estos últimos días, impaciencia que trata de romper con las antiguas restricciones; para erigir la conciencia individual a la altura de autoridad de la cual no pueda haber ninguna apelación. Yo sé bien cuan trabajoso es el método científico por el cual yo abogo. Un largo día de verano desaparece, mientras que el estudiante —rodeado con todas sus aplicaciones— se halla resueltamente examinando algún diminuto problema textual. Otro y aún un siguiente día esplendoroso desaparecen. Por fin llega el sábado por la tarde, y una página de un manuscrito ilegible es todo lo que él tiene que enseñar del pesado trabajo de toda una semana. ¿Hasta cuándo? Y sin embargo, esta es la condición indispensable del progreso en una región inexplorada, que unos pocos deberán por consiguiente trabajar, hasta que se corte una senda en el bosque, —un camino bien trazado,— cabañas construidas, —un estilo de vida establecido.

[XXVI]

En este departamento de Ciencia Sagrada, los hombres han estado por mucho tiempo inventando sus hechos, y entregándose a decretos oscuros como dictados por un oráculo, con la única responsabilidad de su conciencia interna, Existe gran conveniencia en tal método ciertamente, —una encantadora simplicidad que es en alto grado atractiva para carne y sangre. Ese método descarta la prueba. No suministra ninguna evidencia. Asevera cuando debería argumentar.23 Reitera cuando se le pide una explicación24 “Yo soy el Señor Oráculo.” dice… Esto es, —lo cual yo me atrevo a llamar: el estilo anti científico,— que alcanzó su punto culminante cuando los profesores Westcott y Hort recientemente expusieron su Recensión del Texto Griego. [La palabra traducida por “Recensión”, es la palabra en inglés “RECENSION” que en términos de Critica Textual Bíblica significa: “La Revisión Crítica de un texto, basándose en el examen de sus fuentes”.] Su obra es en realidad un tanto una curiosidad sicológica. Lo que me resulta incomprensible es: ¿Cómo este par de hombres capaces y de entendimiento disciplinado pueden seriamente exponer el volumen que ellos llaman “INTRODUCCIÓN—APÉNDICE” Es la verdadera Reducción a lo absurdo del método no-crítico [Método sin cuidado de los principios de estándares y procedimientos] de los últimos cincuenta años. Y está en especial oposición a este nuevo método de ellos el cual tajantemente insisto que el consenso de la voz de la Antigüedad Católica debe ser diligentemente inquirido y sumisamente escuchado; porque este consenso, en conclusión, probará ser nuestra única guía segura como referencias.

§ 19. Sea esta una suficiente respuesta a mi Revisionista en el Trimestral de la Iglesia —quien, yo observo, que nota, como un defecto fundamental de mis Artículos. “la falta de una Teoría consistente de trabajo, tal que nos permitiera sopesar, así como contar, los sufragios de los Manuscritos, Versiones y Padres.”25 A él se le recuerda que no era parte de mi trabajo el proponer una “Teoría.”

—–

23. Por ejemplo; Las páginas [252]- [268]: [269]-[277]: [305]-[308].

24. Por ejemplo; Las páginas [302]-[306].

25. Página 354.

[XXVII]

Mi método, lo he explicado a menudo suficientemente y plenamente. Mi tarea es demostrar que la teoría de los Doctores Westcott y Hort, —la cual (como el panfleto del Obispo Ellicott demuestra) ha sido adoptado principalmente por los Revisionistas,— y no solo es algo inservible, sino algo totalmente absurdo. Y lo he demostrado. El método, el cual persistentemente abogo en cada caso de supuesta Lectura dudosa, (lo digo por última vez, y solicito que no sea más tergiversado,) es, de apelar sin reservas a la Antigüedad Católica; y que el veredicto combinado de los Manuscritos, Versiones, Padres, sean tomados como lo decisivo.

§ 20. Así que mientras tanto me hallo, encarando las burlas, las rechiflas y tergiversaciones de los discípulos de esta nueva Escuela; quienes, en lugar de presentar hechos históricos y argumentos inteligibles, apelan a los decretos de sus maestros. —lo cuales yo desapruebo, y los cuales ellos son incapaces de autenticar con evidencia. Ellos se deleitan en anunciar que la Crítica Textual hizo “una nueva variación” con la edición de los doctores Westcott y Hort : que la obra de estos eruditos “marca una era,” y se habla de ello en Alemania como la “creación de una época” Mi propia impresión es, que la Edición en cuestión, si se trata de que marca una época, marca esa época en la cual la corriente del pensamiento crítico, reversará su obstinado curso, e iniciará una vez más a fluir en su antiguo canal saludable. Habiéndose visto a tiempo que estaban soñando en un “país de las maravillas” el 14 de Septiembre de 1881,26 cuando se insistió que en “una nueva variación” ante la opinión pública, —pero se efectuó un deliberado retorno,— hacia “Tierra Firme”, y “Tierra Conocida” y a la lucidez del sentido común.

[XXVIII]

Muy lejos de su preponderante aseveración que “Por el respeto a las futuras generaciones,” es “la restitución de un más antiguo y más puro Texto,” —Yo me atrevo a predecir que la edición de los dos Maestros de Cambridge de aquí en adelante será recordada como el punto más alto alcanzado por la imaginación auto desarrollada de los discípulos Ingleses de la escuela de Lachmann, Tichendorff, y Tregelles. El retroceso promete ser completo.

—–

26. En el día que apareció la “Introducción y Apéndice” al Nuevo Testamento del Doctor Hort en la forma como fue editado por él mismo y por el Dr. Westcott.

El buen sentido de los Británicos siempre se ve que prevalece a la larga; aunque por unos pocos años una manera extraña pueda adquirir el dominio, y pueda engañar a algunas pocas mentes inestables.

§ 21. Solo queda decir que en la re publicación de estos Ensayos, he aprovechado la oportunidad de hacer varias correcciones y adiciones; así en un lugar como en el otro, para expandir lo que antes había explicado muy brevemente. Mi erudito amigo y amable vecino, el Reverendo R. COWLEY POWLES, me ha ayudado muy hábilmente para corregir las hojas. Me ha sido celosamente dada mucha valiosa asistencia por mi sobrino, el Reverendo William F. Rose, Vicario de WORLE SOMERSETSHIRE. Pero la inagotable paciencia y consumado talento de mi Secretaria (M.W.) excede las alabanzas. Cada sílaba del presente volumen ha sido transcrito por ella para ser impreso; y a ella también estoy endeudado por dos de mis índices, —Los favores con los cuales muchos eruditos, tanto en casa como en el extranjero me han ayudado, se hallarán fielmente reconocidos, en su adecuado lugar, al pie de página Les estoy sinceramente agradecido a todos ellos.

[XXIX]

§ 22. Sin dificultad se creerá que yo he sido fuertemente tentado para remodelar todo mi escrito y para fortalecer mi posición en cada parte: pero entonces, la obra no hubiera sido, —“Tres Artículos reimpresos de la Revista Trimestral.” Sinceramente he deseado, por muchos años pasados, producir un Tratado sistemático respecto a este gran asunto. Esta ha sido mi inspiración todo este tiempo, y aún lo es, en contraste con el absoluto Empirismo el cual hasta ahora ha prevalecido en la investigación Textual, para exponer los lineamientos lógicos de lo que, yo estoy persuadido, que está destinada a convertirse en una verdadera deleitosa ciencia. Pero más que añoro, —y moderadamente sufro los dolores de querer terminar con la Controversia, y deseo estar libre para dedicarme al trabajo de la Interpretación. Mi disculpa por dedicarle tanto de mi tiempo a la Critica Textual es esta, la de David cuando fue reprochado por sus hermanos por aparecerse en el campo de batalla, “… ¿Acaso no hay una causa? [1 Samuel 17:29]

§ 23. Porque —que quede claramente definido,— que ya no es el caso que las dudas Críticas concernientes al Texto Sagrado estén confinadas a las Ediciones críticas del Griego. Mientras que los Eruditos se contentarán con publicar sus extrañas opiniones en una pequeña arena propia, —a pesar de que estuvieran equivocados, y aunque cambiaran sus opiniones una vez cada diez años,— no se esperaba que un daño grande procediera de ello. Los estudiantes del Testamento Griego estaban seguros de tener su atención claramente enfocada en el asunto, —la cual siempre debe estar en el más alto grado deseable; y se esperaba que en este, como en cada otro departamento del aprendizaje, el progreso de Investigación resultara en ascensos graduales de cierto Conocimiento. Que después de muchos años llegaría a ser practicable el establecer por autoridad una cuidadosamente considerada Revisión del Texto Griego Recibido comúnmente. [Es decir del Textus Receptus]

[XXX]

§ 24. Pero en lugar de todo esto, debido a que se confirmó una Revisión de la Versión Autorizada del Inglés en forma ortodoxa por la Convocación de la Provincia del Sur en 1871, se dio la oportunidad que fue ansiosamente atrapada por dos teólogos irresponsables de la Universidad de Cambridge para obtener la sanción general del cuerpo Revisor, y así indirectamente lograr la sanción de la Convocación, para alcanzar una aventura privada de su cuenta propia, —su propia Revisión privadamente inventada del Texto Griego. En base a ese Texto Griego de ellos (el cual sostengo que es el más distorsionado y depravado que haya sido impreso), con unas leves modificaciones, ha sido silenciosamente revisada nuestra Versión Autorizada Inglesa: Silenciosamente, digo, porque en el margen de la versión Inglesa no queda ningún registro o rastro que preserve los textos cambiados que apoyan la versión y los cuales son cambios Textuales que fueron introducidos por los Revisores. Por el contrario, se ha empleado el margen para insinuar sospecha y desconfianza en innumerables detalles en cuanto a la autenticidad del Texto el cual ha sufrido tales insinuaciones para permanecer inalterado. Mientras tanto, la nación ha sido saturada con las dos ediciones del Nuevo Texto Griego; y por consiguiente la puerta ha quedado completamente abierta para que ingrese la universal desconfianza hacia la Verdad de las Escrituras.

§ 25. Incluso a los jóvenes alumnos, parece ser, que les van a introducir estos burdos puntos de vista. Lo atestigua el “Testamento Griego Cambridge para las Escuelas,” editado por el Decano PEROWNE, —quien nos informa en el principio que “Los Síndicos de la Imprenta de la Universidad de Cambridge no han visto deseable reimprimir el texto de uso común.” El consenso de los Doctores Tischendorf y Tregelles, —quienes como es sabido emplearon la mismísima principal premisa errónea al remodelar el Texto Sagrado,— parece representar en forma general, la noción de esos Síndicos en cuanto a pureza Textual.

[XXXI]

Por este medio cada gran mayor deformidad en la edición de los Doctores Westcott y Hort, llega a elevarse a un estado de honor, y es lanzada sobre la inocente juventud de Inglaterra como si fuese la genuina comunicación del ESPÍRITU SANTO. ¿No hubiera sido el curso más justo, lo más fiel así como lo más juicioso, —viendo que con respecto a este importante y oscuro asunto ya que “El litigio está todavía ante el juez”, es decir que no se ha llegado a ningún acuerdo,— que se esperará pacientemente un poco más? Ciertamente, ¡no pues se trataba de arrebatar una oportunidad “mientras que los hombres dormían” [NTE Mateo 13:25], y de esta manera indirectamente perjudicar definitivamente el solemne asunto! No es por tales métodos que debe promoverse la causa de la Verdad de Dios en la tierra. Sin embargo, incluso esto no es todo. Se le ha informado al Obispo LIGHTFOOT que “La sociedad Bíblica ha permitido a sus Traductores adoptar el Texto de la Versión Revisada en donde, ésta se recomienda a sí misma, según el criterio de ellos.”27 Dicho en otras palabras, las personas que completamente desconocen los peligros que continua y crónicamente afectan este delicado problema son invitados a determinar, a la luz de la Naturaleza y bajo el principio de “Resolver caminando” es decir “Descifrar en la marcha,” qué es Escritura Inspirada y qué no lo es: y como una consecuencia necesaria se ven animados a diseminar en las tierras de los gentiles Lecturas las cuales, dentro de solo pocos años en adelante,

—–

27. “Encargo,” publicado en el Guardián, Dic. 20, 1882, página 1813.

(Tal cosa me atrevo a predecir,)— serán universalmente reconocidas como inservibles.

§ 26. Si todo esto no constituye una razón valedera para descender a la arena de la controversia, según mi juicio sería imposible indicar una ocasión cuando el soldado Cristiano es llamado a hacerlo: —Los menos, porque es seguro que aquellos que por su rango y posición en la Iglesia, deberían ser los campeones de la Verdad, están ahora entre sus más vigorosos agresores.

[XXXII]

§ 27. Permítanme, —(y con esto concluyo),— al darle al mundo el presente Volumen, que se me deje solicitar que sea aceptado como una muestra de cómo los Decanos emplean su tiempo, —el uso que ellos hacen de sus oportunidades. En ninguna parte sino bajo la sombra de una Catedral, (o en una Universidad,) pueden tales esfuerzos laboriosos como el presente “pro iglesia de Dios” ser exitosamente procesados.

J. W. B.

DECANATURA, CHICHESTER,

DIA DE TODOS LOS SANTOS, 1883.