Irán lanza desafío a Bush

El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, invitó a su homólogo estadounidense, George W. Bush, a un debate televisado en vivo para discutir asuntos de política internacional.

El mandatario iraní señaló que un debate sin censura previa le permitiría a ambas naciones poder ventilar con libertad sus puntos de vista sobre la problemática mundial, aliviando así la tensión existente.

Washington rechazó la oferta y un vocero de la Casa Blanca dijo que el llamado de Ahmadinejad no era más que un intento de distraer la atención sobre la preocupación “legítima” que existe en la comunidad internacional en relación al programa nuclear Iraní.

Irán tiene hasta este jueves para cumplir con la demanda del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU) de detener dicho programa nuclear.

Según señala la corresponsal de la BBC para asuntos internacionales, Emily Buchanan, la retórica de ambas partes en relación a la disputa en materia nuclear se está acalorando a medida que la fecha límite se aproxima.

“La propuesta de un debate televisado junto a Bush es una movida del presidente iraní que algunos pueden decir está cargada de picardía, diseñada para mostrar un aparente deseo de negociar”, explica Buchanan.

Ahmadinejad dijo que Teherán propuso un cronograma para mantener futuras negociaciones, pero aseguró que nadie podría impedir que Irán lleve a cabo un programa nuclear pacífico.

“La energía nuclear pacífica es un derecho de la nación iraní”, expresó.

Veto de la ONU

Irán inauguró recientemente una planta de producción de aguas pesadas.

En su discurso, el presidente iraní también acusó a EE.UU. y al Reino Unido de tomar ventaja de sus “privilegios especiales”, expresando que pensaba que ambos países era “el origen de todos los disturbios que existen en el mundo”.

También cuestionó el derecho al veto que las dos naciones poseen dentro del Consejo de Seguridad de la ONU.

Esto en respuesta a informaciones aparecidas este fin de semana que indican que EE.UU. podía estar preparado para actuar independientemente, junto a sus aliados, si el Consejo de Seguridad no llega a un acuerdo sobre la imposición de sanciones.

“¿No es el momento de que las relaciones internacionales se fundamenten en la democracia y en la igualdad de derechos de todos los países?”, agregó.

Sin embargo, el mandatario iraní no descartó entablar negociaciones con EE.UU. en el futuro, si se dan ciertas condiciones.

Sanciones

Irán tiene hasta el 31 de agosto para detener su programa de enriquecimiento de uranio, que según EE.UU. y la Unión Europea es una ruta para el desarrollo de armas nucleares.

Al principio de esta semana, el gobierno de Teherán ofreció “conversaciones serias” en respuesta al paquete de medidas presentado por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad junto a Alemania.

Washington, por su parte, propone imponer sanciones si Irán no cumple a tiempo con la demanda de la ONU, mientras que Rusia (uno de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad) señaló que tales medidas podrían ser prematuras.

Ahmedinejad ha expresado con anterioridad que no era muy probable que el Consejo de Seguridad tomara acciones contra Irán, añadiendo que “tales sanciones no son un problema”.

Fuente: BBCMundo.com

Irán lanza desafío a Bush