La Biblioteca de Historia y Verdad

Historia y Verdad es una biblioteca cristiana digital de libros, audiolibros y documentales de historia que demuestran que muchos de los eventos que se han enseñado como “históricos”, están muy lejos de la realidad de los hechos que ocurrieron, es decir que están lejos de la verdad.

En Historia y Verdad encuentras libros gratuidos que te ayudarán a re-descubrir la historia y la verdad. Actualmente contamos con más de 900 documentos entre libros, audiolibros y documentales que puedes descargar y compartir gratuitamente. Sin más que agregar, te invitamos a disfrutar de la historia.

HistoriaYVerdad.org

Seguir leyendo

El TOP-15 de los libros más descargados de Historia y Verdad durante marzo de 2018

Hermanos y amigos, les compartimos el TOP-15 de los libros más descargados de Historia y Verdad durante marzo de 2018:

1. Babilonia Misterio Religioso, Antiguo y Moderno
http://historiaYverdad.org/Babilonia-Misterio-Religioso-Antiguo-y-Moderno.pdf

2. El Otro Cristo Español
http://historiaYverdad.org/Babilonia/El-otro-cristo-espaniol-juan-a-mackay.pdf

3. Historia del Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición en México
http://historiaYverdad.org/Inquisicion/Historia-del-tribunal-del-santo-oficio-de-la-inquisicion-en-Mexico.pdf

4. A History of the Popes
http://historiaYverdad.org/Babilonia/a-history-of-the-popes-joseph-mccabe.pdf

5. Fifty Years in the Church of Rome

Seguir leyendo

Una breve reseña de los jesuitas con pruebas que la soportan, del peligro de su reavivamiento alrededor del mundo (8)

Ahora, al advertir sobre la historia de los jesuitas, se encontrará que en algunos casos han empleado a PROTESTANTES para llevar a cabo sus diseños: estos, por razones obvias, se han comprometido a la ejecución de MIEMBROS DE SU PROPIA IGLESIA, que de hecho han sido los instrumentos dispuestos y dóciles de los jesuitas. Esto no puede ser sorpresa, cuando se considera que, con un católico sincero, los intereses de su Iglesia son una obligación primaria, y que él mismo no es mucho más amable con los medios para extender su influencia, que el orden particular de los hombres en cuestión. Por lo tanto, si los jesuitas organizaron el intento de Barriere sobre la vida de Enrique IV, fue (como hemos visto) un Rector de la Iglesia Católica en París, que no era jesuita, que primero alentó el diseño de Barriere, omitió en forma el estado de la traición, y envió al hombre infeliz a la instrucción de los jesuitas, que lo entrenaron para su propósito; de ahí que también cuando los jesuitas Garnett, Gerard, Tesmond, Baudouin y Hall, como se ha visto, idearon la horrible tragedia del 5 de noviembre, encontraron instrumentos en sus manos en Catesby, Winter, Sir Everard Digby, Rookwood, y Fawkes, ninguno de los cuales, sin embargo, eran jesuitas, sino simplemente de la misma iglesia. La influencia de Catesby, que era un sacerdote católico, en las mentes de los conspiradores fue muy notable; tanto Sir Everard Digby como Ambrose Rookwood habiendo declarado públicamente,

Seguir leyendo

¿Quiénes fueron Westcott-Hort, Brooke Foss Westcott y Fenton John Anthony Hort, los creadores del Nuevo Testamento Griego que utilizan las Sociedades Bíblicas Unidas?

LAS RAÍCES DE LA
TERGIVERSACIÓN (II):

“El triunfo de la conspiración ocultista1”

“Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios” (2 Corintios 4, 4)

Como hemos podido ver en el capítulo anterior, los criterios seguidos por Westcott y Hort podían ser erróneos y, ciertamente, su fruto resulta lamentable. Sin embargo, el resultado no fue casual. Como tendremos ocasión de ver su labor arrancó de unas posturas teológicas claramente establecidas cuya victoria se deseaba imponer por cualquier medio.

I. Wescott y Hort defendían una teología antibíblica.

La teología de Westcott y Hort encajaba a la perfección en el molde de lo que podríamos denominar teología liberal. En armonía con ella, ambos autores negaban la inspiración e inerrancia2 de las Escrituras y asimismo las doctrinas más importantes de la Escritura como la de la divinidad de Cristo o la de su sacrificio expiatorio.

a) Negaron la inspiración de la Escritura:

Las referencias de Westcott y Hort en contra de la creencia en la inerrancia e inspiración de la Biblia no resultan escasas en sus escritos. En 1851, Hort señalaba cuál era a su juicio la “herejía ortodoxa común: la inspiración”3. Siete años después

Seguir leyendo

Una breve reseña de los jesuitas con pruebas que la soportan, del peligro de su reavivamiento alrededor del mundo (7)

En cuarto lugar, paso ahora a las doctrinas morales de los jesuitas que mejor explicarán su práctica.

El sistema de moral abiertamente mantenido y enseñado por ellos, era cualquier cosa menos el sistema del Evangelio, o de cualquier iglesia que profesa estar fundada en su autoridad. Ofrecieron a los grandes y poderosos el anzuelo de una doctrina adaptada a sus vicios, y admitiendo abiertamente la indulgencia de cada pasión. No hay verdad moral que ellos no hayan corrompido, ni ninguna máxima que pueda servir a su propósito, por derrochador e irreligioso en sí mismo, que no hayan mantenido. El Papa Alejandro VII que en algún momento fue su mecenas, confiesa en otro, que “sus opiniones solo sirven para disolver toda disciplina cristiana y destruir las almas de los hombres, su desenfrenado libertinaje,” agrega, “ha introducido en la moralidad un método de estableciendo opiniones completamente contrarias a la simplicidad evangélica, y a los principios de la antigüedad, en resumen, una casuística como si alguna vez se actuara en general, produciría el extremo de la corrupción en la práctica”. El Clero de París observa, “este sistema no solo corrompe los modales, sino que contamina su origen y su fuente, que es mucho peor; nuestra naturaleza” dicen ellos, “atendiendo constantemente al mal, apenas se refrena, pero por el temor de la ley, remueve pero esta barrera y las pasiones arden sin fuerza, de modo que no hay

Seguir leyendo

Una breve reseña de los jesuitas con pruebas que la soportan, del peligro de su reavivamiento alrededor del mundo (6)

Con respecto a las atrocidades del duque de allí, no cabe duda de que los jesuitas tenían su parte en ellos; pero como los historiadores están divididos en cuanto a la cantidad de esa parte, debe dejarse a ellos mismos, y a aquellos que no eran de su Orden, dividir la responsabilidad entre ellos. Los jesuitas fueron favorecidos por los duques de Guisa, bajo Francisco II; se jactaban públicamente de la amistad de Catalina de Médicis, que, de hecho, abrazó su causa con la mayor calidez, y bajo cuya inmediata mirada e influencia se sabe que la masacre de San Bartolomé fue planeada y ejecutada. Luis XIV tuvo tres confesores jesuitas, Annat, La Chaize y Le Tellior, y esto puede ayudar a explicar ese acto sucio de su reinado, la revocación del edicto de Nante. Annat abusó groseramente de su confianza en el asunto del Formulario. El Diario de Orsane y una Memoria del Cardenal de Noailles no dejan lugar a dudas de que este monarca habiendo tomado el mismo los cuatro votos de los jesuitas. En apoyo de sus objetos, los jesuitas han tenido imprentas clandestinas en casi todos los países donde han sido recibidos. Con respecto a sus alardeadas misiones, éstas no tenían otro objetivo que su propio enriquecimiento y la extensión de su Sociedad. Al buscar solo su propio engrandecimiento y excitantes disturbios públicos, hicieron que el cristianismo fuera completamente odioso en el vasto imperio de Japón; mientras que sus enormidades en China Propia [China Proper] han

Seguir leyendo

Una breve reseña de los jesuitas con pruebas que la soportan, del peligro de su reavivamiento alrededor del mundo (5)

Ellos abusaron de la confianza de aquellos equivocados monarcas tanto en Portugal como en España que más confiaban en ellos, los privaban de sus verdaderos súbditos, disponían de los nombramientos más valiosos para sus propias criaturas y volcaban las escuelas en Portugal para transmitir sus propios puntos de vista; de hecho, tan importante fue la educación para ellos, que cuando en algún momento fueron expulsados ??de Francia, recolectaron su juventud en Dole en el Franco Condado para educarla. Fue Portugal quien les abrió la puerta a sus misiones y les dio establecimientos en Asia, África y América, lo que les permitió cumplir su gran objetivo de fundar una monarquía temporal: en vano, durante siglos, los gritos de los oprimidos alcanzaron el Tribunal de Lisboa; en vano incluso la propia Roma protestó contra las enormidades de sus propios hijos; todos cedieron ante el poder superior y el oficio de los jesuitas; usurparon la soberanía de Paraguay y resistieron a las legítimas fuerzas de los reyes de Portugal y España que lo reclamaron. Cuando José de Portugal ya no pudo cerrar los ojos a los hechos, con los que tropezaba cada cuarto del mundo, ordenó su expulsión, y la consecuencia fue que dos conspiraciones de los jesuitas contra él y su familia entera siguieron. Mucho antes de esto habían suplantado a Antonio, rey de Portugal, y habían transferido su Corona al Rey de España, obligándolo a refugiarse en Terceras, una de las Azores, donde

Seguir leyendo

Una breve reseña de los jesuitas con pruebas que la soportan, del peligro de su reavivamiento alrededor del mundo (4)

Quien recuerde los acontecimientos que sucedieron en Europa durante los dos siglos de su existencia, encontrará que los jesuitas pueden ser justamente considerados responsables de la mayoría de los efectos perniciosos que surgen de esa casuística corrupta y peligrosa, de esos principios extravagantes concernientes al poder eclesiástico, y de ese espíritu intolerante, que fue la desgracia de la Iglesia de Roma durante todo ese período, y que trajo tantas calamidades a la sociedad civil.

Tales eran las leyes, la política y el genio de esta Orden formidable; de lo cual, sin embargo, un conocimiento perfecto solo se ha alcanzado últimamente. Europa había observado durante dos siglos la ambición y el poder de la Orden. Pero aunque sintió muchos efectos fatales de estos, no pudo discernir por completo las causas a las que se los debía imputar. Desconocía muchas de las regulaciones singulares de la constitución política de los jesuitas, que formaban el espíritu emprendedor de la intriga que distinguía a sus miembros y elevaban el cuerpo a tal altura de poder. Era una máxima fundamental con los jesuitas de su primera institución, no publicar las reglas de su orden. Estos lo mantuvieron oculto como un misterio impenetrable. Nunca se los comunicaron a extraños, ni siquiera a la mayor parte de sus propios miembros. Se rehusaron a presentarlos cuando lo requirieran los Tribunales de Justicia; y por un extraño solecismo en la política, el poder civil en

Seguir leyendo

Una breve reseña de los jesuitas con pruebas que la soportan, del peligro de su reavivamiento alrededor del mundo (3)

Tal forma singular de política no podía dejar de impresionar su carácter en todos los miembros de la Orden, y para dar una fuerza peculiar a todas sus operaciones. No hay en los anales de la humanidad ningún ejemplo de un despotismo tan perfecto ejercido, sea observado, no sobre monjes encerrados en las celdas de un convento, sino sobre hombres, dispersos entre todas las naciones de la tierra.

Como las constituciones de la orden confieren al General tal dominio absoluto sobre todos sus miembros, ellos cuidadosamente prevén que esté perfectamente informado con respecto al carácter y las habilidades de sus súbditos. Todo novicio que se ofrece a sí mismo como candidato para ingresar en la Orden, está obligado a manifestar su conciencia al superior o a una persona designada por él: y no solo debe confesar sus pecados y defectos, sino descubrir las inclinaciones, las pasiones y la inclinación de su alma. Esta manifestación debe renovarse cada seis meses. La sociedad, no satisfecha con penetrar de esta manera en los recovecos más recónditos del corazón, dirige a cada miembro a observar las palabras y acciones de los novicios: se constituyen espías en su conducta y están obligados a revelar todo lo que les concierne al superior. Para que este escrutinio en su carácter sea lo más completo posible, un largo noviciado debe expirar, durante el cual pasan por las diferentes gradaciones de rangos en la sociedad; y deben haber alcanzado la edad completa de

Seguir leyendo